Autónomos: el eterno dilema de cotizar por el mínimo o engordar la jubilación


La pensión de los autónomos
es un asunto espinoso que sale a relucir de manera relativamente frecuente. Los últimos datos -con fecha 1 de marzo de 2014- que maneja la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) reflejan que los trabajadores autónomos perciben de media una pensión de 609,7 euros en el momento de la jubilación.

Una cifra que es hasta 257,7 euros inferior a la media del sistema de la Seguridad Social y 352,5 euros por debajo de la que perciben los asalariados del Régimen General. Es decir, es un 31% menor a la que recibiría si hubiera trabajado como asalariado y un 38% inferior si hubiera cotizado en el Régimen General.

El secretario general de UPTA, Sebastián Reyna recuerda que esta desigualdad se debe a que se “sigue cotizando demasiado por debajo de sus ingresos reales” – hasta un 80% cotiza por el mínimo-  y pide que a los autónomos que aporten en virtud de sus ingresos reales.

Durante el año 2014 la base a la que se puede optar se sitúa entre una base mínima de cotización de 875,70 euros mensuales y una base máxima de cotización de 3.597,00 euros mensuales, según los datos de la Seguridad Social.

UPTA cree que el Ministerio de Empleo debe incentivar la difusión de los beneficios de una mejora en las cotizaciones de los trabajadores autónomos pero lo cierto es que nadie parece haber dado con la fórmula que solvente la situación.

¿Y vosotros, qué opináis?

Foto: http://www.freedigitalphotos.net/

 

Compartir en...Share on Facebook7Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn14Email this to someone
Publicado en Autónomos en las categorías , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *