Cómo montar una empresa en 10 pasos… y hacer que dure.

Por Javier Santos, socio fundador de  Logo Infoautonomos

Parece que en los últimos años “hacerse emprendedor” ha dejado de ser una tendencia o una moda para convertirse en toda una realidad dentro del mapa económico en España. En la actualidad, más del 95% de las empresas españolas son PYMES, micropymes y autónomos y éstos crean más del 75% de los puestos de trabajo.

flechasSin embargo, poner en marcha un negocio no es tarea fácil. De hecho, el reto ni siquiera está en “echarlo a rodar”, si no en conseguir consolidarlo a lo largo del tiempo. El volumen

de creación de empresas ha aumentado considerablemente en nuestro país desde hace ya tiempo, pero el ritmo de destrucción de empresas, esto es, aquellas obligadas a echar el cierre antes de dos años, también se ha incrementado considerablemente.

Por ello, y antes de iniciar un negocio, es necesario asentar los cimientos de nuestro proyecto de tal manera que pueda garantizar su crecimiento, su desarrollo y su consolidación. Por ello,  hoy recogemos esta pequeña Guía para hacerse autónomo y emprender en 10 pasos que refleja las etapas esenciales por las que debe atravesar nuestro proyecto antes de poder comenzar a llamarlo “negocio”.

1. La idea de negocio

Todo proyecto comienza con una idea de negocio. Sin embargo, no toda idea es viable, por lo que debemos aprender a valorar si esa idea puede convertirse en un negocio capaz de generar beneficios y si estamos en disposición de cristalizarla y desarrollarla en un proyecto concreto.

2. El estudio de mercado

Por muy buena que sea nuestra idea, el negocio no existe sin un mercado dispuesto a comprar. Por ello, deberemos analizar el mercado en el que nos pretendemos integrar, la existencia de demanda o no, el funcionamiento del mismo, las barreras de entrada… Y muy importante: investigar a nuestra competencia, tanto en lo positivo (como fuente de inspiración) como en lo negativo (tomando buena nota de lo que debemos evitar)

3. Plan de empresa

Plan de empresa

Una vez tenemos claro cuál es nuestra idea de negocio y el mercado en el que nos
moveremos, debemos desarrollar un plan de empresa o plan de negocio En éste deberemos plasmar todos los detalles del proyecto de forma concisa: la idea y su propuesta de valor, el mercado en el que nos moveremos, las necesidades económicas y de financiación del proyecto, las estrategias comercial y de marketing que seguiremos, etc.

Aunque el plan de negocio es un documento dificultoso de elaborar en ocasiones, si lo hacemos bien puede ayudarnos tanto a clarificar ideas y obtener una visión general de nuestro proyecto como a captar inversores y financiación.

4. Ser autónomo, no serlo o formar una sociedad

Llega el momento de decidir: ¿Sólo o acompañado? ¿Debo darme de alta en autónomos? ¿O será mejor formar una sociedad? En función de las características del negocio y sus necesidades presentes y futuras (tanto a corto como a medio plazo), deberás elegir la fórmula que mejor se adapte y, cómo no, llevar a cabo todos los trámites: Alta en Hacienda y Seguridad Social, inscripción en el Registro Mercantil, etc.. Los trámites dependerán de la fórmula escogida.

5. La formación continua

Montar nuestro propio negocio exige, al menos, conocer los aspectos básicos de materias muy diversas, tanto orientadas a nuestra especialidad como todas las referentes a la gestión empresarial e, incluso, las ramas comercial y de marketing, en especial en Internet, que en los últimos años se ha consolidado en una fuerza transformadora capaz de determinar el modelo de negocio de cualquier empresa.

6. Dónde está el dinero: Encontrar financiación

darsemanoComo no podía ser de otra forma, para poder poner en marcha un proyecto necesitaremos un capital mínimo. Si no contamos con fondos propios suficientes, en la actualidad podemos recurrir a un amplio abanico de posibilidades, desde las más tradicionales como la financiación bancaria o las subvenciones públicas, hasta alternativas en alza como el crowdfunding o micromecenazgo.

7. Cuando la ubicación puede ser la clave del éxito

La ubicación, en especial si nuestro negocio es de carácter comercial o tiene un establecimiento abierto al público, puede ser determinante para su éxito o su fracaso. Por ello, es necesario apoyarse en el estudio de mercado realizado previamente y escoger aquella localización capaz de dar respuesta a nuestras necesidades como empresa y de encontrarse en la misma zona que nuestro público objetivo… siempre dentro de nuestras posibilidades.

8. La selección de proveedores

En muchas ocasiones este es un aspecto al que no prestamos tanta atención como debiéramos, pero una correcta selección de proveedores, tanto de productos como de servicios, puede ahorrarnos muchos costes (y disgustos) a lo largo del tiempo, así como influir directamente en la calidad de los productos y servicios que nosotros ofrecemos como empresa.

9. Buscando talento: La contratación de personal

Este es otro de los puntos clave que pueden hacer que tu empresa suba como la espuma o descienda en picado. Tus empleados son “el alma de tu empresa”, los que la representan y los que colaboran en que tus productos y servicios salgan adelante. Por ello, tener claro los perfiles que necesitas y realizar una buena selección puede marcar una gran diferencia

10. La meta: vender y facturarLa meta es vender y facturar

Vender y facturar para generar beneficios es, obviamente, la meta de cualquier empresa. Para ello, deberás poner en marcha las estrategias comerciales y de marketing más adecuadas a tu producto y a tu contexto, pensando siempre a qué tipo de clientes quieres llegar.

 

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Email this to someone
Publicado en Autónomos, Contasimple, emprendimiento, Pymes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *