Cómo cotizar por contingencias comunes y profesionales – Autónomos

Todas las empresas y trabajadores, incluidos los autónomos, deben hacer frente a los pagos mensuales de las cotizaciones a la Seguridad Social. En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, son las empresas quienes realmente se encargan de realizar dicho pago.

Sin embargo, en el caso de los autónomos son ellos mismos quienes tienen que rendir cuentas frente a estos pagos de la Seguridad Social.

En este post te explicamos qué son las contingencias comunes y profesionales, cuáles son sus coberturas y cómo calcular las cuotas en cada caso.

Cotizar por contingencias comunes o contingencias profesionales

Cotizar por contingencias comunes

Todos los autónomos están obligados a la cotización por contingencias comunes. Una contingencia común es aquella situación en la que un trabajador no puede llevar a cabo su actividades debido a una enfermedad común, a un accidente no laboral o por maternidad.

A través de los pagos a la Seguridad Social por contingencias comunes, los autónomos están cubiertos de situaciones que no derivan directamente de su trabajo.

¿Qué prestaciones están incluidas con la cotización por contingencias comunes?

  • Baja médica por enfermedad común o accidente no laboral
  • Maternidad
  • Riesgo en el embarazo
  • Incapacidad permanente derivada de una enfermedad común o un accidente no laboral
  • Paternidad
  • Jubilación
  • Muerte o supervivencia (viudedad, orfandad…)

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias comunes?

La cuota va a depender de la base de cotización que elijas. Esta base viene definida por el Gobierno cada año en los Presupuestos Generales del Estado, donde establece un mínimo y un máximo.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido.

Supongamos que la cuota de autónomos a pagar en 2018 para la base mínima sería el 29,80% (incluye incapacidad temporal) de 919,80 euros . Esto es 274,10€ mensuales de cuota de autónomos.

Consulta las bases y porcentajes de cotización de 2018 para el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Cotizar por contingencias profesionales

También existe la opción para los autónomos de cotizar por contingencias profesionales, es decir, cotizar por enfermedades profesionales (EP) y por accidentes de trabajo (AT).

En general, los autónomos no están obligados a cotizar por accidente laboral enfermedad profesional. Sin embargo, existen excepciones que sí están obligados a incorporar las contingencias profesionales en su cotización:

  • Trabajadores autónomos dependientes (TRADE).
  • Trabajadores autónomos que desarrollan una actividad con alto riesgo de siniestralidad laboral.
  • Socios de Cooperativas de Trabajo Asociado dedicados a la venta ambulante.
  • Trabajadores autónomos cuya actividad sea la venta ambulante durante un máximo de tres días semanales y ocho horas diarias, que no sean socios de cooperativas, no tengan establecimiento fijo y no produzcan la mercancía que venden.

¿Qué se entiende por enfermedad profesional o accidente de trabajo?

Las enfermedades profesionales o de trabajo son aquellas enfermedades en consecuencia al desarrollo de la actividad laboral. Existe un listado de enfermedades que se pueden contraer en el trabajo.

En el caso de los accidentes de trabajo, toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena:

  • Las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo de y en el lugar de trabajo, salvo prueba en contrario.
  • El accidente sufrido por el trabajador desplazado para realizar una actividad encomendada por la empresa como consecuencia del contrato de trabajo.
  • Accidentes in itinere que sufre un trabajador mientras se desplaza de su domicilio a su puesto de trabajo o del puesto de trabajo a su domicilio.
  • Los acaecidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de aquél.
  • Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
  • Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.

No se consideran accidentes de trabajo:

  • Accidentes que sean debidos a fuerza mayor externa al trabajo
  • Accidentes que sean debidos a dolores o imprudencia temeraria del trabajador.

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias profesionales?

La cotización por contingencias profesionales se puede solicitar en cualquier momento. Es posible realizarlo tras el alta en el RETA pero debes hacerlo antes del 1 de octubre para que surta efecto desde el 1 de enero del siguiente año.

El coste de la cuota por cotización por contingencias profesionales también dependerá de la base de cotización que elijas.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido y posteriormente, sumarle el porcentaje acorde a la la clasificación de actividad económicas que realizas (CNAE).

Supongamos que la base mínima de cotización es de 919,80€ y se le aplica un 29,30%. El resultado sería 269,50€.

A continuación, según el código de CNAE al que correspondas, por ejemplo el 55 de servicios de alojamiento, se aplicaría 1,25% sobre la base 919,80€ = 11,50€

El resultado final de la cuota por contingencias profesionales será la suma de 269,50€ + 11,50€ = 281,00€.

Obviamente la opción de cotizar por contingencias profesionales conlleva a pagar una cuota mayor en comparación de si cotizas únicamente por contingencias comunes.  Sin embargo, tendrás acceso a más coberturas tanto asistenciales como económicas:

  • Asistencia sanitaria
  • Subsidios por incapacidad temporal
  • Prestaciones por incapacidad permanente
  • Prestaciones por muerte y supervivencia
  • Indemnizaciones a tanto alzado por lesiones permanentes, derivadas de accidentes de trabajo o enfermedad profesional, que no causen incapacidad.

 

Compartir en...Share on Facebook3Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *