Los Epígrafes IAE: Qué son y cómo elegir uno

¿Qué es el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE)?

El IAE es un tributo que grava el ejercicio de actividades económicas en territorio nacional al que están obligados a hacer frente las personas físicas (autónomos), personas jurídicas (sociedades) y entidades sin personalidad jurídica (herencias yacentes y comunidades de bienes) que realicen actividades empresariales, profesionales y artísticas, exceptuando las agrícolas, ganaderas dependientes, forestales y las pesqueras.

Se trata de un impuesto anual que corresponde pagar por año natural desde el momento que se inicia la actividad económica. Es importante saber que la declaración de alta por inicio de actividad debe realizarse antes del transcurso de 1 mes desde el inicio.

¿Qué son los epígrafes del IAE?

En el momento que te das de alta como autónomo, ya sea a través del modelo 036 o 037, debes especificar qué actividad o actividades vas a desarrollar. Esta actividad tiene que corresponder con alguno de los epígrafes del IAE.

Por lo tanto los epígrafes del IAE son un amplio listado de actividades que debes leer con detalle y seleccionar el adecuado según sea tu actividad, en el momento de tu alta como autónomo.

Los epígrafes del IAE están agrupados en 3 grandes secciones:

  • Actividades empresariales: industriales, comerciales, servicios, ganaderas independientes y mineras.
  • Actividades profesionales: se trata de los profesionales que realizan actividades de agricultura, ganadería, caza y pesca, energía ,agua, industrias químicas…
  • Actividades artísticas: actividades relacionadas con el cine, teatro, baile, música, deporte, circo y otros espectáculos.

Debes saber que este paso condiciona el régimen de IVA aplicable a tu actividad. De la misma forma,  también repercute en si tienes obligación de aplicar retenciones de IRPF en tus facturas o no.

Listado de epígrafes del IAE

¿Para qué sirve el IAE?

Seleccionar tu epígrafe de IAE  determinará el sistema de tributación al que estás obligado:

  • IRPF de autónomos:  si tributas por el sistema de estimación directa simplificada o por el sistema de estimación objetiva (por módulos). Asimismo, define si debes aplicar o no retenciones en tus facturas en función del tipo de actividad. Si por ejemplo te dedicas a prestar servicios de abogacía (actividades profesionales) debes aplicar una retención del 15% del IRPF o un 7% en caso de ser nuevo autónomo. Los profesionales autónomos sí que deben como norma general incluir retenciones del IRPF en sus facturas.

  • IVA de autónomos: determina el régimen de IVA aplicable según la actividad. General, recargo de equivalencia para comerciantes o simplificado para determinadas actividades en módulos. Por otro lado, también se define el tipo de IVA a aplicar por tus ventas o servicios pudiendo ser tipo general (21%), el reducido (10%), el superreducido (4%) o una actividad exenta de IVA.

 

¿Quién no está obligado a darse de alta en el IAE?

Existen algunas exenciones del pago del IAE a pesar de que realicen actividades económicas:

  • Las personas físicas
  • Las sociedades sin personalidad jurídicas
  • Los sujetos pasivos que inicien el ejercicio de su actividad en territorio español durante los 2 primeros períodos impositivos, independientemente de la cifra de negocios.
  • Los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades, sociedades civiles y entidades sin personalidad jurídica que tengan un importe neto de la cifra de negocios inferior a 1.000.000 de euros.
  • El Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales, los organismos autónomos del Estado, de las entidades locales y las entidades de derecho público.
  • Las entidades gestoras de la Seguridad Social y las mutualidades de previsión social reguladas.
  • Los organismos públicos de investigación, los establecimientos de enseñanza en todos los grados siempre que estén financiados íntegramente con dinero del Estado.
  • Las asociaciones y fundaciones de personas con discapacidad física, psíquica y sensorial, sin ánimo de lucro.
  • La Cruz Roja Española.
  • Las entidades sin afán de lucro en los términos previstos en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre.

¿Cuánto hay que pagar por IAE?

El IAE se paga por año natural entero y se calcula la cuota en base a lo establecido en el Real Decreto Legislativo 1175/1990  donde se fijan las cuotas mínimas y las instrucciones para su aplicación.

La fórmula para calcular el IAE tiene 4 términos componentes:

Cuota mínima x Coeficiente de Ponderación x Coeficiente de Situación x Recargo Provincial

  • Cuota mínima Municipal: la cuota mínima varía según la actividad. Existe una tarifa mínima para cada actividad a la que hay que añadir un importe en función de la superficie censal reportada en el modelo 840 (en caso de tener un local u oficina).
  • Coeficiente de ponderación: este coeficiente se aplica según la cifra de negocios de los dos ejercicios anteriores al año de aplicación. Tiene carácter obligatorio y se aplicará sobre todo tipo de cuotas, municipales, provinciales o nacionales.
  • Coeficiente de situación: se trata de un coeficiente que se aplica en caso de hacer frente a cuotas municipales (no en las provinciales ni nacionales). Los Ayuntamientos tienen la potestad de determinar dichos coeficientes sujeto a las siguientes limitaciones:
  • No podrá establecerse sobre las cuotas provinciales y nacionales.
  • No puede aplicarse a aquellas actividades que teniendo asignada en las tarifas una cuota de carácter municipal no se ejerzan en local determinado.
  • No podrá ser inferior a 0,4 ni superior a 3,8.
  • El número de categorías de calles no podrá ser inferior a 2 ni superior a 9.
  • En los municipios en los que no sea posible distinguir más de una categoría de calle, no se podrá establecer.
  • La diferencia del valor del coeficiente atribuido a una calle con respecto al atribuido a la categoría superior o inferior no podrá ser menor de 0,10.
  • Recargo provincial: las Haciendas Locales autoriza a la Diputación a cobrar un recargo (máximo 40%) sobre las cuotas municipales, que se aplicaría sobre la cuota ponderada. Es decir, consiste en un porcentaje que se calcula sobre la cuota municipal modificada por el coeficiente de ponderación.  Por ejemplo, el porcentaje establecido por recargo en Barcelona es del 35%.

¿Cómo se paga el IAE?

Para tu comodidad, existe la opción de domiciliar el pago del impuesto a tu cuenta bancaria, así evitarás tener que desplazarte a una oficina bancaria y preocuparte por recibir el documento o de cuándo es el periodo de pago.

El recibo se pasará al cobro en un único recibo por año. La fecha de pago se puede consultar en el Calendario del Contribuyente de tu Ayuntamiento y el trámite de la domiciliación normalmente puede realizarse a través de internet o presencial.

Diferencia entre ticket y factura

¿Qué es la factura simplificada? ¿Es lo mismo que una factura completa? La respuesta es no, y como autónomo debes saber que existen ambas: facturas y facturas simplificadas.

Grosso modo, las facturas simplificadas son los tickets de toda la vida, es decir, un comprobante de pago que nos dan cuando hacemos una compra o hemos disfrutado un servicio como el de un restaurante.

Ambos documentos son habituales en la facturación y contabilidad del autónomo, por ello en este post hablaremos sobre estos dos términos.

Emite facturas y registra tus tickets con Contasimple

Qué es una factura simplificada o un ticket

Una factura simplificada es un resguardo  que recibes cuando realizas una compra o cuando recibes la prestación de un servicio. La factura simplificada sólo puede ser emitido en la moneda nacional del país.

Normalmente te puedes encontrar con este tipo de factura en comercios, restaurantes, gasolineras y otros establecimientos. Al igual que la factura completa, debes conservarla para posibles reclamaciones.

Hasta hace poco, la factura simplificada era conocida como ticket, pero con el nuevo reglamento de facturación de 2013, pasó a denominarse con este nuevo término.

Asimismo, este nuevo reglamento trajo consigo una serie de requisitos para que se pueda considerar válido la emisión de una factura simplificada.

Requisitos para poder emitir facturas simplificadas

La AEAT indica que se pueden emitir facturas simplificadas en los siguientes casos:

  • El importe no exceda de 400,00€ (IVA incluido).
  • Cuando se deba expedir una factura rectificativa
  • El importe no exceda de 3.000,00€ (IVA incluido) en las siguientes operaciones:
  • Ventas al por menor.
  • Venta o servicios de ambulancia o a domicilio del consumidor.
  • Transporte de personas y sus equipajes.
  • Servicios de hostelería y restauración y, salas de baile y discotecas.
  • Servicios de peluquerías, institutos de belleza, tintorerías y lavanderías.
  • Utilización de instalaciones deportivas, aparcamiento de vehículos y autopistas de peaje.

Además, las facturas simplificadas deberán contener los siguientes datos de carácter general:

  • Número de factura y serie
  • La fecha de expedición y de la operación
  • Nombre o razón social y NIF/CIF del emisor
  • Descripción del servicio prestado o de los bienes entregados
  • Tipo impositivo correspondiente, indicando las bases imponibles. Opcionalmente se puede incluir la expresión “IVA incluido”
  • El importe total
  • En caso de que se aplique el régimen especial del criterio de caja del IVA, la mención “régimen especial del criterio de caja”.
  • Para facturas rectificativas, la referencia de la factura rectificada y de lo modificado.

La AEAT indica que no se podrá expedir factura simplificada en las siguientes operaciones:

  • Entregas Intracomunitarias de Bienes (EIB)
  • Ventas a distancia
  • Operaciones localizadas en el Territorio de aplicación del Impuestos (TAI)  en las que el proveedor o prestador no esté establecido, se produzca la inversión del sujeto pasivo y el destinatario expida la factura por cuenta del proveedor o prestador.
  • Operaciones no localizadas en el Territorio de aplicación del Impuesto (TAI) si el proveedor o prestador está establecido:
  • Cuando la operación se entienda realizada fuera de la Unión Europea (UE).
  • Cuando la operación se localice en otro Estado miembro (EM), se produzca la inversión del sujeto pasivo (ISP) y el destinatario no expida la factura por cuenta del proveedor o prestador.

Qué es una factura

Por otro lado, la factura completa es un documento que emiten autónomos y empresarios por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en desarrollo de su actividad.

Los empresarios y profesionales están obligados a expedir factura en los siguientes casos:

  • Cuando el destinatario sea un empresario o profesional
  • Cuando el destinatario lo exija
  • En exportaciones de bienes exentos de IVA
  • Entregas intracomunitarias de bienes exentos de IVA
  • Cuando el destinatario sea una Administración Pública o una persona jurídica y no actúe como empresario.
  • En determinadas entregas de objetos
  • Ventas a distancias

La mayoría de los autónomos deben cumplir con la obligación de facturar por el desarrollo de su actividad, por lo tanto es aconsejable contar con un programa de facturación que permita crear y enviar facturas fácilmente.

Contasimple es la herramienta online de facturación que permite a autónomos y empresarios personalizar y crear facturas en sólo 10 segundos, y cumpliendo a su vez los requisitos que deben contener las facturas:

  • El número de factura y serie.
  • La fecha de expedición de la factura.
  • Datos del comprador y vendedor: nombre y apellidos, razón o denominación social y domicilio.
  • NIF o nº identificativo emitido por otro Estado miembro de la UE.
  • La descripción de las operaciones.
  • El tipo impositivo aplicado (o tipos impositivos si hay más de uno).
  • La cuota tributaria
  • La fecha en que se hayan efectuado las operaciones.
  • Las condiciones de entrega en caso de que proceda.

Contasimple, programa de facturación, contabilidad e impuestos para autónomos y pymes

Diferencia entre una factura y una factura simplificada (ticket de compra)

La diferencia principal entre una factura completa y una factura simplificada es que en la factura, el autónomo puede deducirse el IVA ya que sirve como comprobante fiscal al incluirse los datos del cliente y del emisor de la factura.

De esta forma, en el momento de rellenar el modelo 303 de IVA podrás deducirte esta factura. En cambio, con la factura simplificada o ticket no es posible ya que no encontrarás los datos del receptor.

Gestión de proyectos : las claves para tener éxito

Muchos de los profesionales freelancers, emprendedores y empresarios son responsables de gestionar proyectos para su negocio, lo cual implica conocer en profundidad las metodologías y los requerimientos que exige una gestión de proyectos.

Estos profesionales habitualmente se encuentran con diversos retos asociados a la gestión de proyectos como la necesidad de mejorar la eficiencia de recursos, las demandas de mejora en la calidad de los productos o la gran competencia en un entorno de cambio y transformación constante.

En este post veremos las claves del éxito y fracaso de la gestión de proyectos para contribuir a dar respuesta algunos de estos retos.

gestion de proyectos: las grandes claves

¿Qué es un proyecto?

Cuando hablamos del término proyecto, nos referimos a “aquella actividad que se realiza para dar respuesta con un producto o servicio único y concreto a una idea, un problema o una oportunidad identificada”.

Si por ejemplo eres un freelancer que se dedica al desarrollo de aplicaciones móviles, un proyecto puede consistir en el diseño conceptual de la aplicación que quiere desarrollar el cliente, alineando sus necesidades y las soluciones para el cliente, requisitos y funcionalidades.

Normalmente un proyecto es de carácter temporal, y siempre se debe definir una fecha de inicio y una fecha de finalización.

Asimismo, el proyecto debe tener un objetivo único y estar orientado a un resultado concreto mediante el uso de recursos y de un presupuesto determinado.

¿Qué es la gestión de proyectos?

La gestión de proyectos es el proceso que permite planificar, programar y controlar las actividades que se deben realizar mientras dure el proyecto para alcanzar los objetivos definidos.

Cuando se gestiona un proyecto, en primer lugar se recomienda identificar los requisitos, es decir, cuáles son las necesidades y las expectativas de nuestros clientes. Y en segundo lugar, definir los objetivos del proyecto siguiendo el criterio de objetivos SMART (claros, específicos, alcanzables y definidos en el tiempo).

La gestión de restricciones de un proyecto es una de las tareas más relevantes para un gestor de proyecto. Estas restricciones son el alcance, el coste y el tiempo del proyecto, las cuales deben mantener en equilibrio entre sí.

¿Qué elementos o áreas deben gestionarse en un proyecto?

Según el PMI (Project Management Institute) existen 10 “áreas de conocimiento” que coinciden con cada una de las actividades necesarias para la gestión de proyectos:

1. Integración

Este área implica la toma de decisiones sobre recursos, objetivos y la organización de las demás áreas.
Tiene que tener una visión global del proyecto y debe ocuparse de todas las fases del mismo: desarrollo del plan de gestión de proyecto, coordinación de las tareas necesarias para la realización del proyecto.

2. Alcance

En el área de alcance se trata de definir todos aquellos procesos requeridos para garantizar que el proyecto cuente con todo lo necesario para completarlo. Es decir, definir y controlar qué se incluye y qué no en el proyecto.

Para ello, resulta indispensable conocer lo que el cliente espera como resultado del proyecto. De esta forma, deberás asegurarte de que esas expectativas están planteadas en forma de requerimientos y que el resultado final cumple con los mismos.

3. Plazos

La gestión del tiempo significa la planificación de las actividades: definición de las actividades, establecer las secuencias y estimar los recursos de las actividades, programar la duración de las actividades, y desarrollar y controlar un cronograma.

4. Costes

Estimar, presupuestar y controlar los costes. Requiere un cálculo fiable del presupuesto y un conocimiento en todo momento del estado de los costes y las cuentas.

5. Calidad

Existen 3 tareas relacionadas con la calidad: planificación, aseguramiento y control.

En definitiva se trata de establecer unos procesos y actividades que determinan responsabilidades, objetivos y políticas de calidad para satisfacer los requerimiento del proyecto, así como conseguir la calidad deseada del producto y/o servicio resultante.

 

Programa de facturacion y contabilidad online para autonomos, freelancers y pymes

 

6. Recursos Humanos

El área de Recursos humanos en la gestión de proyectos se ocupa de la organización, formación y motivación de los trabajadores asociados al proyecto.

Es necesario planificar los recursos necesarios para realizar las diferentes tareas.

7. Comunicación

La gestión de comunicaciones del proyecto se debe tener en cuenta todos los stakeholders como la dirección de la empresa, el cliente, el equipo de proyecto…

La comunicación dentro de un proyecto se basa en conoce el interés de cada uno de estos actores en el proyecto y de que todas las personas se sientan involucradas e informadas, lo cual implica conocer tipos de comunicación, utilizar diferentes lenguajes, en definitiva una buena comunicación.

8. Riesgos

En el área de riesgos se tratan temas relacionados con la identificación, análisis y gestión de los riesgos que implica el proyecto en sí.

Una identificación de riesgos facilitará la planificación de acciones minimizando posibles consecuencias y cuantificar su repercusión. Una de las técnicas para identificar riesgos es realizar un brainstorming y a continuación cuantificarlos por un lado, por su impacto económico y por el otro la probabilidad de que éste ocurra.

9. Adquisiciones

Se trata de identificar y planificar los productos o servicios necesarios para el proyecto, desde la contratación de servicios externos a materiales.

El área de adquisiciones se ocupa de realizar un control de los pedidos en términos de calidad, costes y plazos, así como de los cierres de los pedidos, pagos, documentación, devolución de bonos, etc.

10. Stakeholders

El área de stakeholders se ocupa de identificar y gestionar todos los actores influyentes en el proyecto, así como de planificar y controlar las relaciones con los mismos.

Una buena gestión de los stakeholders implica una correcta planificación y comunicación hacia los mismos.

¿Qué herramientas son útiles para la gestión de proyectos?

La organización y planificación de todas las áreas del proyecto conlleva implementar un programa que permita realizar de una manera fácil y ágil todas las actividades necesarias.

Contasimple está pensado para que puedas llevar el control de tus ingresos y gastos, además de gestionar tus clientes y proveedores, calcular y rellenar tus impuestos y crear presupuestos

Toda tu información estará guardada en tus disco virtual, de una manera segura y fácilmente accesible desde cualquier lugar.

Y todo ello a un precio económico, lo cual te permitirá ahorrar costes y sobre todo, tiempo.

Claves de éxito y fracaso en los proyectos

Según indica la guía para el PMBOK, el éxito de un proyecto debe medirse en términos de alcance, tiempo, costo, calidad, recursos y riesgo, tal y como se hayan definido en el momento inicial del proyecto.

Para ello, es necesario realizar un análisis detallado de los objetivo y resultados de los mismos, siempre apoyados por lo criterios de evaluación definidos previamente.

Asimismo, se considera como el principal factor clave del éxito de un proyecto la definición del propio éxito del proyecto, es decir, en qué va a consistir, cómo se medirá y quién decidirá si el proyecto tiene éxito o no.

En definitiva, algunas de las claves del éxito de un proyecto son:

  • Llevar una correcta planificación y organización de las diferentes áreas que hemos comentado anteriormente.
  • Establecer una clara definición de los requerimientos y expectativas del cliente. También es importante implantar un control de las expectativas asociadas al proyecto: qué esperas del proyecto, qué requiere de la organización y qué esperan también los miembros del equipo.
  • Aplicar una metodología de trabajo adecuada al proyecto.
  • Definir todas las actividades y tareas correspondientes a cada área.
  • Implicar a todos los miembros del proyecto. Reunirse individualmente con los miembros del equipo de proyecto es una práctica recomendable.
  • Comunicar continuamente el estado y los avances del proyecto tanto a los miembros del proyecto como a los clientes.
  • Elaborar y hacer seguimiento de los problemas presentados semana a semana por las áreas asociadas al proyecto.

En cuanto a los fracasos, se pueden dar en los siguientes casos:

  • Falta de competencias del equipo de proyectos. Además de recursos técnico dentro del equipo de proyecto, también son esenciales la actitud, proactividad y habilidad para aplicarlos.
  • Falta de metodología de trabajo. Ésto implica el desarrollo de un proyecto desestructurado.
  • Carencia de recursos básicos necesarios que quiere el proyecto como por ejemplo salas de reuniones, un proyector, otras infraestructuras tecnológicas y en general, los recursos básicos.
  • Un escaso seguimiento de la administración del proyecto.

Requisitos para que un autónomo pueda cobrar el paro en 2018

Los autónomos afiliados y en situación de alta en Seguridad Social que tengan cubierta la contingencia por cese de actividad, y estar al corriente en el pago de las cuotas de Seguridad Social, pueden solicitar la “prestación por cese de actividad”.

autonomo paro

¿Qué es la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos?

Se trata de una prestación que supone recibir una prestación económica mensual por cese de actividad y la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes .

La finalidad de esta prestación es ayudar a los autónomos que cesen su actividad, siempre y cuando deriven de una situación involuntaria debidamente acreditada.

¿Quién se puede beneficiar de la prestación por cese de actividad?

  • Trabajadores autónomos comprendidos en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA).
  • Trabajadores por cuenta propia, incluidos en el Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA).
  • Trabajadores por cuenta propia incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar.

En todos los casos será requisito necesario tener cubierta la contingencia por cese de actividad, y además, cumplir con otros requisitos.

Requisitos para acogerse a la prestación por cese de actividad

  • Estar afiliado y en situación de alta en Seguridad Social (S.S.), tener cubierta la contingencia por cese de actividad y estar al corriente en el pago de las cuotas de S.S.
  • Haber cotizado de manera continuada, al menos 12 meses seguidos antes de que se diese finalizada la actividad.
  • Que el cese en la actividad desarrollada por el trabajador se deba a los motivos del art. 331 del TRLGSS y sean debidamente justificados.
  • Suscribir el compromiso de actividad para el mantenimiento de la prestación.
  • No haber alcanzado la edad de jubilación. Esto es, no ser mayor de 65 años con excepción de que no se haya alcanzado el máximo tiempo de cotización.
  • Que no concurra ninguna de las incompatibilidades previstas en el art. 342 del TRLGSS.

¿Dónde se debe presentar la solicitud y en qué plazo?

La solicitud de prestación por cese de actividad será presentada ante:

  • La Mutua con la que el trabajador tenga cubierta la contingencia por cese de actividad.
  • El Servicio Público de Empleo Estatal si está cubierta por el INSS.
  • El Instituto Social de la Marina si es la entidad que cubre dicha contingencia.

La solicitud se podrá presentar hasta el último día del mes siguiente al que se produjo el cese de actividad. La solicitud deberá ir acompañada de la documentación acreditativa requerida.

¿Qué duración tiene la prestación?

El tiempo máximo de duración de la prestación para los autónomos es de 1 año, y para ello se ha debido haber cotizado, sin interrupción, durante 48 meses seguidos.

¿Cuál es la cuantía de la prestación?

La cuantía de la prestación será del 70% de la base reguladora, según el promedio de las bases por las que el trabajador haya cotizado durante los 12 meses anteriores.

La cuantía máxima será el 175% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), salvo cuando el trabajador tenga uno o más hijos a su cargo, en cuyo caso la cuantía será respectivamente, del 200% o del 225% de dicho indicador.