Subvenciones y reducciones para autónomos

Hoy vamos a hablar sobre las subvenciones y cuantías que destina el Ministerio de Empleo y Seguridad Social a todos aquellos trabajadores por cuenta propia o autónomo.

subvenciones

¿Quién puede acceder a estas ayudas?

Los beneficiarios de estas subvenciones son aquellas personas desempleadas e inscritas como demandantes de empleo en los Servicios Públicos de Empleo, y que se establezcan como trabajadores autónomos. Es decir, deben estar inscritos en el paro como autónomos.

¿Qué tipos de subvenciones ofrece el Ministerio?

  • Subvención por establecimiento como trabajador autónomo

Esta subvención va dirigida a aquellos individuos que deseen establecerse como autónomos. Se trata de una forma para incentivar a los desempleados que han optado por constituirse en trabajadores autónomos o cuenta propia.

La cuantía vendrá determinada por lo Servicios Público de Empleo competentes y en función de la dificultad para el acceso al mercado de trabajo del solicitante.

Deben pertenecer al menos a uno de los siguientes colectivos:

  • Desempleado en general
  • Jóvenes desempleado de 30 a menos años.
  • Mujeres desempleadas (en el supuesto de mujeres víctimas de violencia de género, las subvenciones correspondientes a mujeres se incrementarán hasta en un 10%)
  • Desempleados con discapacidad.

El máximo de esta subvención será de 10.000 euros.

  • Subvención financiera

Si el trabajador autónomo opta por solicitar un préstamo destinado a financiar las inversiones para la creación y puesta en marcha de la actividad de su empresa, el Ministerio ofrece la reducción de hasta 4 puntos del interés fijado por la entidad de crédito.

La cuantía máxima será de 10.000 euros.

  • Subvención para asistencia técnica

El autónomo también podrá beneficiarse de esta subvención destinada a financiar parcialmente la contratación externa de servicios necesarios para mejorar el desarrollo de la actividad empresarial, estudios de viabilidad, comercialización, diagnosis,etc.

La cuantía fijada será de hasta el 75% del coste de los servicios contratados con un máximo de 2.000 euros.

  • Subvención para formación

Toda la formación relacionada con la dirección y gestión empresarial y nuevas tecnologías de la información y comunicación que tenga como objetivo cubrir las necesidades de formación del autónomo, también podrán beneficiarse con la financiación parcial de los cursos.

La cuantía será de hasta el 75% del coste de los cursos recibidos con un máximo de 3.000 euros.

 

¿Existen obligaciones a cumplir por parte de los beneficiarios (autónomos)?

Si, los beneficiarios están obligados a realizar y mantener su actividad empresarial y su alta a la Seguridad Social o equivalente durante al menos 3 años.

Además, existen otras obligaciones señaladas de carácter general en la Ley de Subvenciones de 2003.

 

¿Existe alguna otra ventaja económica por ser autónomo?

Si, el autónomo además puede acceder a las Bonificaciones y reducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

En primer lugar, los autónomos tendrán que seleccionar una base de cotización. Pueden optar por cotizar por la base mínima que les corresponda o bien, optar por una base de cotización superior a la mínima que les corresponda.

  • Cotizar por la base mínima correspondiente

La reducción inicial será de 50€/mes en los 6 primeros meses, mientras que las reducciones/bonificaciones posteriores sobre la cuota que resulte de aplicar sobre la Base mínima:

  • Reducción del 50% durante los 6 meses siguientes
  • Reducción del 30% durante los 3 meses siguientes
  • Bonificación del 30% durante los 3 meses siguientes

La duración máxima de este incentivo es de 18 meses.

  • Cotizar por una base de cotización superior a la mínima que les corresponda

En este caso, la reducción inicial es del 80% sobre la cuota Base mínima durante los 6 primeros meses. Las reducciones/bonificaciones posteriores serán las mismas que en el otro caso:

  • Reducción del 50% durante los 6 meses siguientes
  • Reducción del 30% durante los 3 meses siguientes
  • Bonificación del 30% durante los 3 meses siguientes

Las condiciones de los autónomos (edad, sexo, discapacidad…) provocan una serie de variaciones en cuanto a las reducciones y/o bonificaciones a aplicar.  

Esta explicación se basa en autónomos que se encuentren en situación de cualquier edad, trabajadores por cuenta propia o autónomos que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los 5 años inmediatamente anteriores a contar desde la fecha de efectos del alta en el RETA.

Para otros casos, existe una tabla oficial de la Seguridad Social que aconsejamos revisar.

 

¿Qué pasa con la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo?

Con la nueva Ley de Autónomos se pretende mejorar la calidad del trabajo autónomo. Esta ley incluye algunas medidas que afectan a las subvenciones e incentivos que hemos mencionado anteriormente. Por lo tanto, es aconsejable que se tengan en cuenta las principales medida incluidas en esta ley:

1. Medidas destinada a fortalecer la creación de empleo autónomo

La medida más sonada es la extensión de la cuota reducida, conocida como la tarifa plana, para los nuevos trabajadores autónomos que emprendan o reemprendan una actividad por cuenta propia:

  • De 6 meses se amplía a 12 meses. El período de duración de la cuota reducida para los autónomos que causen alta inicial por primera vez en el sistema de Seguridad Social.
  • Para aquellos trabajadores que reemprendan su actividad por cuenta propia, para obtener esta cuota reducida, se reduce a dos años, frente a los cinco actuales, el requisito de no encontrarse previamente de alta en el sistema de Seguridad Social.

Compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo autónomo

  • La pensión de jubilación alcanzará el 100% si se acredita tener contratado, al menos, a un trabajador por cuenta ajena.

Nueva bonificación en la cuota empresarial a la Seguridad Social del 100%  durante un período de 12 meses

  • Se dará en el supuesto de contratación indefinida por parte del trabajador autónomo como trabajadores por cuenta ajena de su cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive.

2. Medidas dirigidas a facilitar la cotización a la Seguridad Social y reducir cargas administrativas

Se modulan los recargos por ingresos de las cuotas a la Seguridad Social

  • En el caso de abono de las cuotas dentro del primer mes natural siguiente al del vencimiento del plazo, se rebaja a la mitad el recargo.

Devolución de oficio del exceso de cotización

  • En los supuestos de pluriactividad, la devolución del exceso de cotización realizado por el autónomo se realizará a través de la Tesorería General de la Seguridad Social.

3. Medidas dirigidas a generar empleo autónomo de calidad

La conciliación entre la vida familiar y laboral de los trabajadores autónomos

  • Se incrementa de 7 a 12 años la edad de los menores a cargo que posibilitan el acceso a la bonificación, por un plazo de hasta doce meses, del 100% de la cuota de autónomos por contingencias comunes.
  • Nueva bonificación para las trabajadoras autónomas que, habiendo cesado su actividad por maternidad, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento y tutela, vuelvan a realizar una actividad por cuenta propia en los 2 años siguientes al cese. En estos casos la cuota por contingencias comunes quedará fijada en 50€/mes durante los 12 primeros meses (o del 80% en caso de que hubiesen optado por una base superior a la mínima).
  • Se reduce el grado de discapacidad exigido (que se fijará en el intervalo entre el 33% y el 65%) a los hijos del trabajador autónomo, mayores de 30 años, afectados por una discapacidad física o sensorial, a efectos de permitir que sean contratados por aquél como trabajador por cuenta ajena
  • Se suprime el requisito de sustituir al trabajador autónomo mediante un contrato de interinidad con un desempleado para disfrutar de esta bonificación.

La cotización de los trabajadores autónomos

  • Los autónomos podrán modificar hasta 4 veces al año la base de cotización por la que viniesen obligados a cotizar.

Formación profesional para el empleo de los trabajadores autónomos

  • Se revisará la oferta formativa para trabajadores autónomos a que hace referencia la Ley 30/2015 de 9 de septiembre, por la que se regula el Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral.

Cobertura de contingencias profesionales

  • Se incluye dentro del concepto de accidente de trabajo, el accidente de trabajo el sufrido por el trabajador autónomo al ir o al volver del lugar de la prestación de la actividad económica o profesional.

Modificación de las altas y bajas de los autónomos en el Régimen Especial de Seguridad Social de Trabajadores Autónomos (RETA):

  • Se permitirá que hasta 3 altas y 3 bajas en el RETA dentro de cada año natural.

Posibilidad de deducirse gastos asociados

  • Los trabajadores autónomos van a poder deducirse gastos de suministros y manutención vinculados a su actividad.

En principio estas nuevas medidas entrarán en vigor una vez la ley esté publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Sin embargo, cabe la posibilidad de que la propia ley especifique otra fecha de entrada en vigor de las medidas consideradas.

¿Qué gastos son deducibles en el modelo 130 de IRPF?

El modelo 130 de IRPF es la liquidación del pago fraccionado del IRPF para los autónomos que tienen una actividad económica.Recordamos que están obligados a presentar el modelo 130 todos los autónomos con actividad económica, ya sea profesional o empresarial, que tributen en estimación directa tanto en la modalidad normal como en la simplificada.

En el caso de profesionales que facturen más del 70% de su volumen de facturación con retención, no están obligados a presentar el modelo 130.

Existe una serie de gastos deducibles que suponen reducir la cantidad a pagar de IRPF en la declaración tributaria. Este aspecto resulta de gran interés para aquellos autónomos que desean beneficiarse de todas estas deducciones.

En primer lugar veremos qué requisitos tienen que darse para que los gastos sean deducibles.

Requisitos para que un gasto sea deducible

Los criterios establecidos por Hacienda para considerar que un gasto puede ser deducible son:

  • Esté recogido en la normativa contable.
  • Sea un gasto devengado y contabilizado.
  • Se disponga de justificación adecuada (generalmente factura completa).

Es importante que el autónomo demuestre que los gastos corresponden a su actividad profesional y no a su vida privada. Para ello, se recomienda que en la descripción de las facturas se incluyan los detalles de la compra o contratación, así como llevar un libro de gastos.

Gastos deducibles en el IRPF

Los principales gastos deducibles de interés para los autónomos y pymes son los siguientes:

Consumos de explotación

Recoge las compras de mercaderías, materia primas y otros bienes, realizadas a terceros. Es decir, todos aquellos materiales necesarios para desarrollar nuestra actividad: material de oficina, envases, combustibles, embalajes,etc.

Sueldos y Salarios

Los sueldos y salarios abonados a los empleados. Recoge las retribuciones a los empleados por sueldos, pagas extraordinarias, dietas y asignaciones por gastos de viaje, retribuciones en especie,etc.

Seguridad Social a cargo de la empresa

Se incluyen las cuotas de Seguridad Social de los trabajadores a cargo de la empresa, así como las cotizaciones correspondientes del titular de la explotación, es decir, del autónomo principal.

Otros gastos del personal

También es posible la deducción de otros gastos tales como formación del personal, indemnizaciones, seguros de accidente del personal y cualquier otro gastos relacionado con el personal de la empresa.

Arrendamientos y cánones

En principio recoge los gastos de alquiler de bienes muebles o inmuebles, asistencia técnica, cuotas de arrendamiento (leasing) y los gastos asociados al uso de patentes, marcas y demás elementos de la propiedad industrial.

Y si trabajas desde casa, ¿qué gastos puedes deducirte? En este caso deberás empeza por notificar a Hacienda el porcentaje de la vivienda que dedicas a tu actividad profesional.

Si tienes una vivienda en propiedad, podrás deducirte de la renta todos los gastos derivados de la titularidad de la vivienda: IBI, el seguro, gastos de comunidad de propietarios,etc. Por otro lado, si vives en una vivienda de alquiler, puedes deducirte la renta del aquiler.

Todos estos gastos serán deducibles en proporción a la parte de la vivienda que utilices para llevar a cabo tu actividad profesional. Es decir, si has notificado a Hacienda que un 10% de tu vivienda (m2) se ve afectada por la actividad que desarrollas, podrás deducirte un 10% de estos gastos (un 10% del alquiler de la vivienda, un 10% del IBI,etc.)

Reparaciones y conservación

Gastos de mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales. No se incluyen gastos asociados a una ampliación o mejora.

Gastos por servicios de profesionales independientes

Comprende los honorarios de economistas, abogados, auditores, notarios,etc., así como las comisiones de agentes mediadores independientes.

Otros servicios exteriores

Transportes, primas de seguro, servicios bancarios y similares, publicidad, propaganda y relaciones públicas,etc.

Tributos fiscalmente deducibles

Son tributos fiscalmente deducibles, por ejemplo, el Impuesto Sobre Actividades Económicas (IAE), los Impuestos sobre Bienes Inmuebles (IBI) sobre elementos afectos a la actividad, y el IVA, que únicamente se podrá desgravar cuando tu actividad profesional te exima de presentar trimestralmente declaraciones.

Asimismo, existen otros gastos deducibles  que pueden interesarte como autónomo:

Gastos financieros

Todos los gastos derivados de la utilización de recursos financieros de terceros para la financiación de nuestra actividad. Por ejemplo, intereses de capitales ajenos.

Incentivos

Gastos en actividades de interés general

Comprende todos aquellos gastos realizados para los fines de interés general que se recogen a continuación por empresarios y profesionales que determinen su rendimiento por el régimen de estimación directa.

  • Los de defensa de los derechos humanos, de las víctimas del terrorismo y los actos violentos.
  • Los de asistencia social e inclusión social.
  • Los cívicos, educativos, culturales, científicos, deportivos, sanitarios, laborales.
  • Los de fortalecimiento institucional.
  • Los de cooperación para el desarrollo.
  • Los de promoción del voluntariado y de promoción de la acción social.
  • Los de defensa del medio ambiente.
  • Los de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, económicas o culturales.
  • Los de promoción de los valores constitucionales y defensa de los principios democráticos.
  • Los de fomento de la tolerancia.
  • Los de fomento de la economía social.
  • Los de desarrollo de la sociedad de la información.
  • Los de investigación científica y desarrollo tecnológico.

Otros conceptos fiscalmente deducibles

Siempre que exista una adecuada correlación con los ingresos de la actividad:

Adquisición de libros, suscripción de revistas profesionales y adquisición de instrumentos no amortizables.
Gastos de asistencia a cursos, conferencias, congresos, etc.
Cuotas satisfechas por el empresario o profesional a corporaciones, cámaras y asociaciones empresariales legalmente constituidas.

Seguros de enfermedad

Las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él.

El límite máximo de deducción será de 500 euros por cada una de las personas señaladas anteriormente, o bien 1.500 euros si son personas con discapacidad.

Pérdida por insolvencia de deudores

Serán deducibles las pérdidas por deterioro de los créditos derivadas de las posibles insolvencias de los deudores, cuando en el momento del devengo del impuesto se den alguna de estas situaciones:

– Que haya transcurrido el plazo de 6 meses desde el vencimiento de la obligación.
– Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
– Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
– Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

Impuestos 2ºtrimestre 2017 – Renta y Patrimonio

Os presentamos una selección de los principales impuestos que se presentan a partir del próximo día 30 de Junio y hasta el 31 Julio del 2017:

  • Hasta el 30/06/2017;   Renta y Patrimonio: mod. D-100 y D-714
  • Hasta el 20/07/2017;   Retenciones: mod. 111 y 115
    I.V.A.: Autoliquidación: mod. 303. / Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias: mod. 349
    I.R.P.F.:  Estimación directa: mod. 130 / Estimación objetiva: mod. 131
  • Hasta el 25/07/2017;    Régimen General – Impuesto de Sociedades: mod. 200

 

(Puedes consultar el Calendario fiscal del 2017 completo en la página de la Agencia Tributaria).

 

Diferencias entre leasing y renting

Tanto un leasing como un renting son opciones de financiación que consisten en el arrendamiento de un bien de inversión nuevo, por norma un vehículo, inmueble o equipos tecnológicos. Las principales diferencias entre ambas opciones son:

Leasing

  1. Tipo de Contrato. Es un contrato de arrendamiento a largo plazo con opción a compra.
  2. Opción de compra final. El contrato de leasing va encaminado a la adquisición final del bien y en este tipo de contrato sí se refleja, desde el principio, las condiciones de la opción de compra al final del período.
  3. Duración. Duración mínima de dos años, si se trata de bienes muebles, lo que le confiere una mayor rigidez que el renting. Sus condiciones están basadas en la libertad de pactos entre las partes. Es una operación orientada al medio y largo plazo.
  4. Al finalizar el contrato.
    Puedes cambiar el bien y poner en marcha un nuevo contrato.
    Solicitar una extensión o prórroga del contrato negociando nuevas cuotas.
    El titular puede elegir llevar a cabo la compra del bien a través del pago del valor residual que conste en el contrato.
  5. Servicios. No incluye mantenimiento, reparaciones ni seguros del bien.
  6. Contabilidad. Puedes deducirte como gasto el 100% de  la parte de intereses que se genera y del IVA, el resto corresponde a la devolución de la deuda.

Renting

  1. Tipo de Contrato. Alquiler del bien por un tiempo determinado en la que, además de las cuotas mensuales correspondientes, se incluyen otros conceptos, dependiendo del bien que sea.
    El ejemplo más habitual de renting son los vehículos en los cuales se incluyen los impuestos de matriculación, de circulación, seguros relacionados o los habituales servicios de mantenimiento y asistencia.
  2. Opción de compra final. No existe la opción de compra al final del período de contrato, aunque el cliente puede optar a quedarse con el bien bajo pago del importe residual que pacte.
  3. Duración. El renting se caracteriza por su movilidad y flexibilidad para adaptarse a las necesidades del arrendatario y a la marcha de la empresa. No hay periodos mínimos de duración y está orientado al corto plazo, adaptándose en función de las necesidades del presupuesto de gastos de la compañía.
  4. Al finalizar el contrato.
    Puedes devolver el bien y contratar un nuevo renting.
    Puedes ampliar o renovar el contrato en las mismas condiciones.
  5. Servicios. Incluye el mantenimiento y pago de los impuestos.
    En el caso de los vehículos se incluye el seguro a todo riesgo, la asistencia en carretera, revisiones y reparaciones.
  6. Contabilidad. Puedes deducirte el 100% del gasto y el IVA.

 

contabilidad autónomos

¿Desconoces tus obligaciones tributarias cómo autónomo? Parte II

El IVA para Autónomos

Este recae sobre el consumidor final, ya que cada miembro de la cadena carga su IVA al siguiente hasta llegar al consumidor final. A la hora de pagar el IVA tendremos en cuenta el IVA soportado (facturas recibidas) y el IVA repercutido (facturas emitidas).

Están sujetas a IVA las entregas de bienes, las prestaciones de servicios, las importaciones de bienes y las adquisiciones intracomunitarias. También existen actividades que están exentas de IVA.

Dependiendo de los productos o servicios que entregue o preste el trabajador autónomo, deberá aplicar un tipo de IVA u otro. Existen tres tipos de IVA diferenciados: el IVA general 21%, el IVA reducido 10% y el IVA superreducido 4%.

El autónomo tan sólo actúa como intermediario entre la Agencia Tributaria y el consumidor final, ya que deberá pagar la diferencia entre el IVA que haya repercutido y cobrado a sus clientes y el que haya soportado por sus compras a proveedores.

Todos los autónomos que realicen actividades empresariales o profesionales así como las sociedades mercantiles, los arrendadores de inmuebles o bienes y los promotores inmobiliarios están obligados a presentar la declaración de IVA.

Regímenes de IVA para Autónomos.- En función del régimen de IVA que el trabajador autónomo haya elegido para pagar en IVA a Hacienda, de forma periódica deberá presentar unos modelos de IVA u otros.

RÉGIMEN GENERAL.- Entre los diferentes regímenes de IVA el Régimen general de IVA se aplica a los sujetos pasivos de IVA en los siguientes supuestos:

  • Cuando no sea de aplicación ninguno de los regímenes especiales de IVA.
  • Si se renuncia.
  • Si quedas excluido del régimen simplificado o del régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca.

Los modelos de IVA que se han de presentar son:

Modelo 303: Se utiliza para el período de liquidación mensual y para el periodo de liquidación trimestral.
Modelo 390: Es la declaración resumen anual.
Modelo 370: Si se desarrollan actividades que tributan simultáneamente en el régimen general y en el régimen simplificado, se deberá presentar el modelo 370.

Las obligaciones formales de este régimen son:

Expedir y entregar factura completa a los clientes y conservar copia.
Exigir factura de los proveedores y conservarla.
Llevar los libros de registro de facturas expedidas, recibidas, bienes de inversión y determinadas operaciones intracomunitarias.

RÉGIMEN SIMPLIFICADO.- El régimen simplificado sólo es compatible con el régimen de agricultura, ganadería y pesca y con el recargo de equivalencia. Por tanto, quien realice una actividad sujeta al régimen general del IVA o a un régimen especial distinto de los señalados, no podrá tributar en el régimen simplificado del IVA por ninguna actividad.

El Régimen especial simplificado de IVA se aplica a las personas físicas y entidades en régimen de atribución de rentas que cumplan los siguientes requisitos:

  • Sus actividades están incluidas en la Orden que desarrolla el régimen simplificado.
  • Que no rebasen los límites establecidos en dicha Orden y en la Ley del IVA.
  • Que no hayan renunciado a su aplicación.
  • Que no hayan renunciado, ni estén excluidos de la estimación objetiva del IRPF ni del régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca en el IVA.
  • Que ninguna actividad ejercida ese en estimación directa del IRPF o en alguno de los regímenes del IVA incompatibles con el régimen simplificado.

La renuncia  se realizará presentando los modelos 036 o 037 de declaración censal de alta o modificación, en diciembre anterior del inicio del año natural en que debe surtir efecto.

La renuncia tendrá efectos por un período mínimo de tres años. Transcurrido este plazo, se entenderá prorrogada tácitamente para cada uno de los años siguientes en que pueda resultar aplicable, salvo que se revoque en el mes de diciembre anterior al año en que deba surtir efecto.

Si se realiza una actividad en régimen simplificado del IVA y se inicia durante el año otra actividad incompatible incluso como consecuencia del ejercicio del derecho de renuncia, la exclusión por aquella surtirá efecto al año natural siguiente.

Los modelos de IVA que se han de presentar son:

Modelo 303: Se utiliza para los tres primeros trimestres del año natural y para el resultado final que se obtendrá en la liquidación final correspondiente al cuarto trimestre
Modelo 390: Es la declaración resumen anual.

Las obligaciones formales de este régimen son:

Llevar un libro registro de las facturas recibidas en el que se anotarán de forma separada las adquisiciones o importaciones de activos fijos y los datos necesarios para efectuar las regularizaciones precisas. Además deberán conservar de forma ordenada los justificantes de los módulos declarados y las facturas emitidas y recibidas.

REDEME: RÉGIMEN DE DEVOLUCIÓN MENSUAL DEL IVA.- Es un régimen voluntario que deberá solicitar el sujeto pasivo mediante la inscripción en el REGISTRO de devolución mensual del IVA, a través de una Declaración Censal específica en el modelo 036. Para solicitar la inscripción en el Registro, es necesario:

  • Liquidar el IVA con periodicidad mensual y presentar las autoliquidaciones exclusivamente por vía telemática a través de INTERNET en el Modelo 303 de autoliquidación del IVA.
  • No realizar actividades que tributen en el régimen simplificado.
  • También deberá presentarse el Modelo 340 de declaración informativa de operaciones incluidas en los libros registro IVA por cada período de liquidación a que se refiera por vía telemática.
  • Las solicitudes de inscripción se presentarán en el mes de noviembre del año anterior a aquél en que deban surtir efectos.

RÉGIMEN ESPECIAL DE IVA CON CRITERIO DE CAJA.- El 1 de Enero de 2014 entró en vigor el Régimen fiscal de IVA con criterio de caja, recogido en la Ley de Emprendedores,que permitirá a las empresas y autónomos que se acojan a él, y siempre que facturen menos de 2 millones de euros al año, no tener que adelantar el pago del IVA a Hacienda hasta que se cobren las facturas.

El régimen podrá aplicarse por los sujetos pasivos que cumplan el requisito anterior y opten por su aplicación al tiempo de presentar la declaración de comienzo de actividad, o bien, en la declaración censal durante el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en que deba surtir efecto.

Los autónomos y empresarios que opten por el régimen de IVA de caja deberán presentar el Modelo 340 en sus declaraciones trimestrales.

Por último, aquellos profesionales que se hayan acogido al Régimen de IVA de caja no estarán exentos de forma indefinida de ingresar la cantidad devengada, sino que tendrán un plazo límite para ingresarlo. Éste será el 31 de Diciembre del año de la emisión de la factura.

El nuevo régimen fiscal se podrá aplicar a todas las operaciones, salvo a las siguientes excepciones:

Las acogidas a los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
Las exportaciones y entregas intracomunitarias de bienes.
Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
Supuestos de inversión del sujeto pasivo.
Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones.
Autoconsumos de bienes y servicios.

EL RECARGO DE EQUIVALENCIA.- Es un régimen especial de IVA obligatorio para comerciantes minoristas que sean personas físicas, es decir, comerciantes autónomos que vendan al cliente final. Se incluyen las Comunidades de bienes. No se aplica en actividades industriales, de servicios o en el comercio mayorista. Existen algunas actividades exentas: joyerías, peleterías, concesionarios de coches, venta de embarcaciones y aviones, objetos de arte, gasolineras, maquinaria industrial o minerales.

Para el comerciante minorista supone pagar un IVA algo más alto del normal a cambio de no tener que presentar declaraciones de IVA a Hacienda. De esta manera paga el IVA directamente a su proveedor y se simplifica mucho su gestión del IVA ya que no debe llevar libros de IVA ni guardar las facturas.

Los tipos aplicables son el 0,5%, el 1,4% y el 5,2% a recargar respectivamente sobre los tipos de IVA del 4%, 10% y 21%.

Será el proveedor mayorista el que tenga que ingresar el IVA en Hacienda y el que deba incluir el recargo de equivalencia en sus facturas.

Por otra parte, si un cliente pide factura a un comerciante en recargo de equivalencia, será obligatorio que se la facilite incluyendo el IVA para que el cliente se la pueda deducir y aunque el comerciante no tenga que ingresar ese IVA en Hacienda.

Los acogidos al Régimen de Recargo de Equivalencia no deberán guardar ningún libro registro ni conservar las facturas a efectos de IVA.

Las empresas y profesionales que desarrollen su actividad en Canarias, tributarán a través del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y no del IVA y en el caso de Ceuta y Melilla a través del Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI).

Enlace a: ¿Desconoces tus obligaciones tributarias cómo autónomo? Parte I
Enlace a: ¿Desconoces tus obligaciones tributarias cómo autónomo? Parte III
Enlace a: ¿Desconoces tus obligaciones tributarias cómo autónomo? Parte IV

 

 

Parte II de IV

contabilidad autónomos

Cómo registrar ingresos por caja en Contasimple

Cuando debido a la actividad que desarrollas no se está obligado a emitir facturas, y éstas se sustituyen por la emisión de tickets de caja (que ahora reciben el nombre de facturas simplificadas) su contabilización en nuestra aplicación debe realizarse de la siguiente manera: al final del día debe crease una factura emitida con la suma de todos los tickets (realmente se debe hacer tantos asientos como tipos de IVA se haya facturado), de esta manera se contabilizarían los ingresos.

Si tienes ingresos provenientes de clientes sin identificar, o de clientes para los que no tienes el NIF, deberás asociarlos a un cliente ficticio que agrupe todas estas ventas. Dicho cliente ficticio se conoce en Contasimple como el cliente “Clientes varios”.

Si ya has creado previamente un cliente Clientes varios” has de ir a Configuración → Preferencias → Impuestos y seleccionarlo en el desplegable que encontrarás en Facturas a clientes sin identificar – Selecciona el cliente Clientes varios y hacer clic en Guardar los cambios para que el programa sepa cuál es y lo trate correctamente.

Clientes varios

Si no lo has creado todavía, puedes hacerlo en Configuración → Preferencias → Impuestos clicando el botón de Crear cliente Clientes varios. Contasimple creará por defecto el cliente: Cliente varios00000000X con el cual deberás emitir las facturas de los tickets de caja.

Crear Cliente varios

Debes tener en cuenta que este cliente requiere un tratamiento especial en ciertos modelos de impuestos, como por ejemplo el modelo 347, para el que no deben declararse operaciones por tratarse de ingresos provenientes de varios clientes agrupados.

Para cualquier duda o aclaración puedes ponerte en contacto con nuestro departamento de Atención al Cliente en el número 932 933 806.

contabilidad autónomos

Impuestos 1er trimestre 2017

Os detallamos una selección de los principales impuestos que se presentan a partir del próximo día 1 y hasta el 20 Abril del 2017:
(Puedes consultar el Calendario fiscal del 2017 completo en la página de la Agencia Tributaria)

  • Retenciones: modelos 111 y 115

  • IVA:

    Autoliquidación: modelo 303.
    Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias: modelo 349

  • IRPF:

    Estimación directa: modelo 130Agencia_Tributaria - copia - copia
    Estimación objetiva: modelo 131

  • Régimen general: modelo 202


Os recordamos también que el 5 de Abril se inicia el plazo de presentación, exclusivamente por Internet, de las declaraciones de Renta y Patrimonio 2016.

 

contabilidad autónomos

¿Cuánto tiempo han de conservar los autónomos y pymes las facturas y justificantes de su actividad económica?

A lo largo de la vida de una empresa se genera una enorme cantidad de documentación que obliga a disponer de una gran capacidad de almacenamiento, muchos de los cuales podrían conservarse en formato electrónico, utilizando el módulo de Disco Virtual de Contasimple. Sería el caso de los impuestos y comunicaciones de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. Sin embargo, hay otros, como las escrituras, los contratos mercantiles o las facturas, de obligatoria conservación en formato físico.

Los documentos notariales, así como las variaciones censales, las actas de inspección o los libros de visitas deben conservarse durante toda la vida del negocio. Pero aquellos que sirven como soporte a los impuestos, es decir, las facturas, pueden permanecer en la empresa durante un tiempo limitado para proceder luego a su destrucción.

Normativa mercantil

Según el Código de Comercio, es preciso conservar la documentación, justificantes, libros y documentación relacionada con el comercio “durante seis años a partir del último asiento realizado en los libros“. Es preciso que se adapten a esta normativa tanto los autónomos como las entidades mercantiles que continúan en funcionamiento y las que se disuelvan.

Normativa fiscal

Además de lo que dice la normativa mercantil, hay que prestar atención a la normativa fiscal, ya que toda esta documentación también puede tener efectos fiscales y no sólo mercantiles o laborales. Debe tenerse en cuenta, como hemos señalado anteriormente, que la normativa fiscal fija en cuatro años el plazo máximo de prescripción de los impuestos. Pero existen otros plazos que no debe olvidar:

  • Interrupciones.- Si Hacienda interviene para revisar los impuestos en el plazo de los cuatro años de prescripción o presenta una declaración complementaria, el plazo de los cuatro años se iniciará de nuevo tras dicha interrupción.
  • Activos.- No se podrán destruir cuando se estén amortizando (más cuatro años).
  • Pérdidas.- Si un ejercicio tiene pérdidas, deberá conservar la documentación que las acredita durante al menos diez años.
  • Activos e IVA.- Cuando una empresa adquiere bienes de inversión por encima de los 3.005,06 €, es preciso que guarde las facturas durante al menos nueve años en el caso de que sean bienes muebles. Este plazo se elevará hasta los catorce años cuando son bienes inmuebles. Es posible que esta compañía tenga que devolver parte del IVA deducido en la compra, por lo que en cualquier momento la Agencia Tributaria puede reclamar dicha factura.

IVA. Obligación de conservar las facturas

La Ley General Tributaria (LGT) establece una obligación general para empresarios y profesionales respecto la obligación de expedir y entregar facturas o documentos equivalentes. Estos documentos tendrán que conservarse durante un plazo de cuatro años, que es el plazo de prescripción del mismo, al igual que los documentos que indicamos a continuación:

  • Facturas recibidas.
  • Copias o matrices de las facturas expedidas.
  • Los justificantes contables en las operaciones en las que sea de aplicación la inversión del sujeto pasivo cuando el proveedor no esté establecido en la Comunidad.
  • Los recibos justificativos del reintegro de la compensación del Régimen especial de la Agricultura, Ganadería y Pesca, tanto el original de aquél, por parte de su expedidor, como la copia, por parte del titular de la explotación.
  • Los documentos acreditativos del pago del impuesto a la Importación.

Esta obligación incumbe asimismo a los empresarios o profesionales acogidos a los regímenes especiales del Impuesto sobre el Valor Añadido, así como a quienes, sin tener la condición de empresarios o profesionales, sean sujetos pasivos del Impuesto, aunque en este caso sólo alcanzará a las facturas recibidas y a las copias o matrices de las facturas expedidas.

Los documentos se conservarán en papel o formato electrónico, siempre que se garantice de la autenticidad respecto a su origen, contenido y legalidad. Además, se ha de garantizar a la Administración el acceso a los mismos.

Para la conservación de facturas por medios electrónicos en países fuera de tu Región Fiscal, con los que no exista acuerdo legal de asistencia mutua, deberá comunicarse previamente a la Agencia Tributaria.

Cuando las facturas recibidas o expedidas se refieran a adquisiciones por las cuales se hayan soportado cuotas del IVA cuya deducción esté sometida a un período de regularización, deberán conservarse durante su correspondiente período de regularización y los cuatro años siguientes.

Los empresarios o profesionales que realicen operaciones que tengan por objeto oro de inversión, deberán conservar las copias de las facturas correspondientes a dichas operaciones durante un período de cinco años.

Prevención de blanqueo de capitales

En el caso de que usted sea sujeto obligado por la normativa de prevención de blanqueo de capitales (ver art.2) le recordamos que debe conservar por un período mínimo de 10 años la documentación en la que se formalice el cumplimiento de las obligaciones establecidas en la Ley 10/2010.

contabilidad autónomos

Bienes de Inversión

¿Qué se considera un bien de inversión?

La Agencia Tributaria considera como bien de inversión una herramienta que se utiliza de manera cotidiana para la producción o como un instrumento de trabajo durante más de un año.


¿Qué no tiene la consideración de bienes de inversión?

Los accesorios y piezas de recambio adquiridas para la reparación de los bienes de inversión utilizados.
La reparación de otros bienes de inversión.
Los envases y embalajes, aunque sean reutilizables.
Las ropas utilizadas para el trabajo.

¿Cuál es el tipo de amortización que se aplica al bien de inversión?

La amortización fiscal corresponde al deterioro de los bienes de inversión que forman parte de tu negocio y que se produce por su uso en la actividad.

En concepto de IVA

Puedes recuperar su importe en el mismo ejercicio en el que lo has comprado. Además, tienes que reflejarlo en tu liquidación trimestral de impuestos (Mod. 303) en la casilla destinada a los bienes de inversión y tienes la obligación de llevar el libro registro de bienes de inversión.
Has de tener en cuenta que sólo será deducible el 100% de las cuotas soportadas del impuesto en la medida en que los bienes adquiridos estén afectos totalmente a la actividad. (Un ejemplo en el que un autónomo no puede deducir el 100% del IVA es en la compra de un vehículo ya que se considera que no está totalmente afecto a la actividad y por ello sólo es deducible el 50%).

En concepto de IRPF

Si es un bien de inversión el gasto que podrás deducir en tu actividad no será el total pagado por su compra sino que tendrás que calcular su gasto por amortización.

Podrá amortizarse libremente los bienes de inversión cuyo valor no exceda de 300,00€ (hasta el límite de 25.000,00€ en el mismo ejercicio) siempre y cuando sean inmovilizado material y nuevos.

Para calcular la amortización, lo primero que necesitarás tener a mano son las llamadas tablas de amortización que elabora la Agencia Tributaria. En estas tablas se incluyen los datos que tienes que utilizar para obtener el importe de la amortización, y por tanto, el gasto a incluir en la actividad: El tipo de elemento que queremos amortizar, el coeficiente de amortización y el periodo de años máximo. Te adjuntamos los links de la Agencia Tributaria donde puedes encontrar las tablas de amortización para alguno de los regímenes fiscales:

Tabla de amortización de Régimen Estimación Directa Simplificada.
Tabla de amortización para Sociedades.

 

Registra tu bien de Inversión en Contasimple

Contasimple contabiliza de forma automática tu bien de inversión: Haz clic en la pestaña de CONTABILIDAD → Bienes de inversión y en la parte superior haz clic sobre el enlace Nuevo bien de inversión.

Se te mostrará la pantalla para contabilizar un nuevo bien de inversión. Has de rellenar todos los datos de la información de la factura que te solicita y en la parte inferior de la pantalla, en el apartado de Información sobre la amortización debes indicar el Tipo de bien.

Al escoger el tipo de bien observarás que el programa te informa que puedes amortizar por coeficiente anual o período y te indica los valores mínimos y máximos a aplicar según el tipo de bien elegido.
Desde Contasimple siempre aconsejamos amortizar el Bien de Inversión lo más rápido posible ya que así es como se obtiene una mayor desgravación, para ello debes introducir siempre el mayor coeficiente de los permitidos.

Una vez hecho todo lo anterior, clica sobre Insertar y el programa registrará el Bien de Inversión y generará la tabla de amortización (que puedes ver, en la parte inferior de la pantalla, si editas el bien).

 

contabilidad autónomos

¿Cómo recuperar tu contraseña?

¿Has olvidado tu contraseña? ¿Has perdido el Post-it dónde la tenías apuntada? ¿Has formateado el equipo y no la recuerdas? 

Te explicamos cómo recuperar tu contraseña para acceder a tu cuenta Contasimple:

1.- Para recuperar tu contraseña, dirígete en tu navegador de Internet a la página de inicio de Contasimple y haz clic en Iniciar Sesión.

1

 

2.- A continuación selecciona el enlace Recuperar mi contraseña.

2

 

3.- Introduce el e-mail  con el que te identificas en Contasimple para recuperar tu contraseña. Ten en cuenta que necesitas tener acceso al e-mail ya que Contasimple te enviará un correo electrónico con las instrucciones para restablecerla.

3

 

4.- Una vez has recibido el e-mail debes hacer clic en el icono Elige una contraseña nueva.

4

 

5.- Introduce dos veces la nueva contraseña a utilizar en Contasimple y haz clic en Guardar los cambios.

5

¡¡Por último, ya puedes acceder a tu cuenta Contasimple iniciando sesión!!

 

contabilidad autónomos