Algunas pistas sobre la reforma fiscal que nos viene

La reforma fiscal que se plantea el Gobierno español no va a resultar fácil porque según acaba de publicarse existen fuertes discrepancias internas entre los nueve miembros del comité de expertos que se encargarán de diseñarla.

La fecha tope para entregar una propuesta, el 28 de febrero, está muy cerca y el ministro del ramo, Cristóbal Montoro les ha pedido que agilicen el trabajo y  que entreguen sus recomendaciones como muy tarde en un par de semanas. Y es que en la hoja de ruta del Gobierno está la intención de llevar la reforma a las Cortes antes de verano.

El diario Cinco Días adelanta algunas de las medidas del Gobierno para la futura reforma que afectan tanto a las familias – de forma especial-  como a los profesionales de las que enumeramos las más llamativas:

  • Aplicación, antes de las Elecciones Autonómicas y Municipales de distintas rebajas fiscales. Entre ellas, la del IRPF.
  • Deducciones fiscales para las familias con hijos para paliar el descenso de la natalidad y el envejecimiento de población que sufre España.
  • Reducir los beneficios fiscales del impuesto de sociedades que, además, podría acompañarse de una rebaja del tipo nominal del impuesto.
  • Rebaja de impuestos directos que se compensará con subidas fiscales al consumo.
  • Reducción de tramos en el Impuesto sobre la Renta.

Posibles deducciones para actividades que ahora se pagan en negro

Una de las ideas más llamativas de la futura reforma es que el Gobierno no descarta aplicar deducciones a aquellas actividades que, tradicionalmente, se sabe que muchos pagan en negro. Uno de los ejemplos que se dan es el de la fontanería. Si quien paga uno de estos servicios sabe que hay deducciones, casi con seguridad pedirá la factura y se  pondría fin al conocido “¿con IVA o sin IVA?”.

En el aire está, además, que está reforma permita cambiar de arriba a abajo la fiscalidad de los afiliados al Régimen General de Trabajadores Autonómos (RETA) de la Seguridad Social. El Gobierno tiene sobre la mesa que  el autónomo cotice en función de sus beneficios.  La medida se aplicaría, sobre todo, a aquellos, que tributan por módulos

Esto provocaría que una buena parte del 80% de los autónomos que ahora paga la cuota mínima para este colectivo (261 euros al mes) tendría que pagar más aunque también habría otros muchos que podrían abonar cuotas más bajas que la mínima actual. En cualquier caso, la propuesta genera muchas dudas sobre su eficacia.

Otra de las medidas que se le han planteado al Gobierno es que en la reforma fiscal se modifique la actual retención del IRPF de las actividades profesionales –ahora del 21%– y que pase a ser progresiva.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net/

Compartir en...Share on Facebook6Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Email this to someone
Publicado en Impuestos en las categorías , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *