Claves de la gestión financiera del autónomo y pyme

Introducción a la gestión financiera del autónomo y pyme

La gestión financiera es el análisis que se realiza de los gastos e ingresos de un negocio. Ello permite tomar las decisiones adecuadas para su buen funcionamiento y crecimiento. El éxito en la gestión financiera del autónomo y de la pyme se encuentra en las 5 claves siguientes:

1. Control de cobros y pagos

La gestión de la tesorería es clave. Muchos emprendedores fracasan, no por falta de ingresos, sino por problemas de tesorería. Consigue cobrar de tus clientes cuanto antes controlando las fechas de vencimiento de las facturas emitidas. Contáctales si se retrasan y, si es necesario, negocia descuentos por pronto pago con ellos. ¿Cuándo es más importante este control? Cuando dependes de pocos clientes que representan un gran porcentaje de tus ingresos. Además, cuantos más pagos fraccionados hayas establecido con tus clientes, más importante será llevar al día este control.

Por el otro lado, negocia bien el plazo de pago a tus proveedores. Para ello, ten en cuenta cuándo vas a cobrar tú de tus clientes. Negocia también el pago fraccionado con tus proveedores para así tener la solvencia necesaria. Gestionar bien los tiempos entre cobros y pagos es la clave de tu tesorería. Y, en muchas ocasiones, la clave para que tu negocio funcione.

La mejor manera de llevar la gestión financiera del autónomo es controlando en cada momento tus cobros y pagos. Así aseguras tu liquidez y evitas tu morosidad. Para ello, es esencial que lleves al día las entradas de todos tus gastos e ingresos. Contar con un software online de contabilidad y facturación especial para autónomos y pymes puede ayudarte mucho en ello.

gestión financiera del autónomo

2. Reduce tu dependencia financiera

Dentro de lo posible, intenta no depender de un grupo de clientes recurrentes demasiado reducido. A veces, es mejor tener clientes más pequeños y más numerosos y que paguen a tiempo. Si sólo trabajas para uno o pocos clientes más grandes, tienes menos poder de negociación. Uno de los mayores problemas con que se encuentran los autónomos y pequeñas empresas es la dependencia de uno o pocos pagadores. Llevado al extremo, nos encontramos con el problema de los denominados “falsos autónomos“. Aquellos que dependen única y exclusivamente de un sólo pagador con el cual tienen una relación parecida a la de los asalariados, pero sin las ventajas y coberturas que tienen éstos.

3. Flexibiliza tus costes

Intenta eliminar en lo posible tu estructura de costes fijos. Ello te permitirá adaptarte a la situación económica y financiera de tu empresa en cada momento. La flexibilización de costes está de moda como forma de mejorar la gestión financiera del autónomo y la pyme: Trabajar en coworkings para ahorrar en alquiler de oficinas, renting de vehículos para disminuir el coste fijo de éstos… Y no sólo esto, intenta en todo lo posible ajustar tus stocks de inventario a la previsión de ventas de cada temporada. Si sabes que en determinada época del año vendes menos, intenta reducir tus inventarios para entonces. Si tienes pactadas cantidades mínimas de compra con tus proveedores recurrentes, asegúrate que éstas se ajustan a la demanda de tus clientes.

4. Gestiona el aplazamiento y fraccionamiento de tus pagos a Hacienda

El aplazamiento y fraccionamiento de deuda a Hacienda es una alternativa flexible para hacer frente a todas las deudas que tengas con Hacienda, sobre todo en tiempos de dificultad de acceso al crédito.

5. Ajusta al máximo tu financiación externa

Lo más complicado para un autónomo o una pyme es, sin duda, encontrar el sano equilibrio a la hora de pedir préstamos. Se trata de no endeudarse excesivamente para asegurarse de no tener problemas de solvencia a la hora de pagar. Por lo tanto, tendremos que conocer y prever nuestra situación financiera futura para saber qué condiciones de préstamo nos interesan. Es decir, saber cuál es la cuantía que podemos pedir para poder devolverla cómodamente sin problemas de tesorería, qué intereses podemos aceptar sin que ello disminuya nuestros ingresos en demasía, y qué plazos de devolución pactar.

Desde el otro punto de vista, no buscar la financiación externa necesaria para nuestro proyecto puede afectar a la viabilidad de tu negocio y su crecimiento.

¿Y los inversores?

Y, el gran dilema: ¿debo buscar inversores para hacer crecer mi negocio? Si estás pensando en hacer crecer tu negocio de forma exponencial y el proyecto es viable, acudir a inversores puede ser una opción. Pero siempre y cuando tengas en cuenta lo que puedes perder. Una gran entrada de capital externo te hará perder liderazgo frente a los nuevos inversores. Y también puedes llegar a perder la propiedad de tu negocio a largo plazo. Controla bien qué porcentaje de capital te conviene dejar entrar, y qué sistema de financiación te conviene más. Infórmate primero de todas las ayudas disponibles destinadas a mejorar la gestión financiera del autónomo. Y también de los diferentes tipos de financiación, como por ejemplo el crowdfunding, antes de tomar tu decisión.

Contasimple y la gestión financiera del autónomo

Desde Contasimple, estamos dedicados al 100% en ofrecer a autónomos y pymes el mejor software de contabilidad, facturación e impuestos para ellos. Esperamos que este artículo sea de ayuda para todos aquellos autónomos y pymes preocupados por gestionar bien su negocio. Si quieres estar siempre a la última sobre noticias que afectan en el día a día de tu negocio, no dudes en seguirnos y suscribirte a nuestra Newsletter. Nos encontrarás muy activos tanto en nuestro blog como en Facebook, Twitter y Linkedin.

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Publicado en Autónomos, Contabilidad, Financiación, Gestión Empresarial, Pymes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *