Fiscalidad del leasing

Fiscalidad del leasing

Fiscalidad del leasing: Ventajas y desventajas del leasing en la fiscalidad del autónomo y la pyme. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el tratamiento fiscal del arrendamiento financiero.

¿Qué es leasing?

En nuestro artículo sobre las diferencias entre leasing y renting explicábamos que el leasing es un arrendamiento con opción a compra. Se le llama arrendamiento financiero porque es una opción de financiación tanto para empresas como autónomos sin necesidad de pedir préstamos. La diferencia con el préstamo está, básicamente, en el momento de la transmisión de la propiedad: en el leasing no adquieres la propiedad al principio del contrato; sino al final, si es que finalmente decides que quieres comprarlo por su valor residual.

Ventajas fiscales del leasing

El leasing ofrece más ventajas fiscales que el préstamo y la hipoteca. Estas ventajas fiscales las encontramos en el impuestos del IVA, y en el IRPF (autónomos) o Impuesto de Sociedades (empresas).

Ventajas fiscales del leasing en el IVA

Con el leasing disfrutamos de la financiación del IVA en el momento de empezar a disfrutar del bien, ya que lo pagamos «fraccionado» en cada cuota; si lo comparamos con una compra.

Es decir, si en vez de alquilar compras, tendrás que pagar el total del IVA del bien en el momento de la compra (lo que supone, en general, desembolsar de golpe el 21% del valor del bien en concepto de impuesto de IVA).

Ventajas fiscales del leasing en el IRPF o IS

Las ventajas fiscales en el IRPF (o en el IS si eres empresa) son:

  • Deducción de los intereses

Deducción de los intereses como gastos fiscalmente deducibles en el IRPF.

  • Amortización acelerada

La parte de la cuota pagada al banco que corresponde al coste del bien puede deducirse al 100%, siempre que el bien esté afecto de forma exclusiva a la actividad económica del autónomo o empresa.

Excepción: El importe de la cantidad deducible no puede superar el resultado de aplicar al coste del bien el duplo del coeficiente de amortización lineal según tablas de amortización. Si se trata de una entidad de reducida dimensión, se toma el duplo del coeficiente de amortización lineal según tablas de amortización multiplicado por 1,5. El exceso será deducible en los períodos impositivos sucesivos, respetando igual límite.

Requisitos para disfrutar de la fiscalidad del leasing

Los requisitos se regulan en el artículo 106 del Impuesto de Sociedades y son aplicables tanto a autónomos como a pymes:

  • El bien alquilado tiene que estar sujeto al 100% a la actividad económica del autónomo o empresa.
  • El arrendador es una entidad de crédito o un establecimiento financiero de crédito.
  • Contrato de duración mínima de 2 años para bienes muebles, y de 10 años para bienes inmuebles o establecimientos industriales.
  • Las cuotas deben expresarse en el contrato distinguiendo entre:
    • Recuperación del coste del bien (que deberá ser igual o creciente a lo largo de la duración del contrato), excluido el valor de la opción de compra (valor residual).
    • Intereses (carga financiera).
    • IVA correspondiente.

Desventajas del leasing

  • Coste financiero

El coste financiero (pago de intereses, primas, seguros, etc) puede llegar a ser mayor que para un préstamo. Eso sí, el leasing te permite la financiación al 100% del bien, lo cual no siempre es posible cuando se pide un préstamo. Se trata de que hagas tus cálculos y negocies con la entidad bancaria para saber qué te conviene más según tu caso. También tienes que tener en cuenta que cuando pides un préstamo no tienes tantos beneficios fiscales, debido a que estás adquiriendo la propiedad de los bienes desde el inicio.

  • Rigidez a la hora de cancelar el contrato

Cancelar un préstamo antes de lo pactado no suele conllevar tantas penalizaciones como en cambio en el caso del leasing, en cuyo contrato se suelen añadir cláusulas penales para el caso de cancelación bastante más duras económicamente.

  • Rigidez en la duración del contrato de leasing

Como hemos comentado antes, la duración mínima del contrato es de 2 años para el caso de bienes muebles. Si necesitas un modelo de contrato más flexible con plazos más cortos, puede que te convenga más el renting.

  • No suele incluir ni asistencia ni mantenimiento

El leasing propiamente dicho, no incluye asistencia ni mantenimiento, a diferencia del renting.

Conclusiones sobre la fiscalidad del leasing

La fiscalidad del leasing, como hemos visto, es muy ventajosa frente a la opción de comprar el bien cuando tienes que pedir un préstamo. Sin embargo, suele conllevar una mayor carga financiera que hay que tener en cuenta, sobretodo cuando se prevén bajadas futuras del tipo de interés.

Más allá de las ventajas fiscales del leasing, también tienes que tener en cuenta que hay bienes que quedan obsoletos rápidamente, sobretodo los equipamientos informáticos y tecnológicos: El leasing te permite disfrutar de ellos sin acabar de adquirir al final la propiedad. A veces es más ventajoso no ejercer la opción de compra y optar por un nuevo leasing.

Dependiendo de las circunstancias de tu negocio y los acuerdos a que puedas llegar con las entidades bancarias en cuanto a la carga financiera, deberás ponderar si te sale a cuenta o no.

También te puede interesar

Gastos fiscalmente deducibles en el IRPF

El IVA deducible del autónomo y la pyme

Amortización del inmovilizado

Cómo amortizar un préstamo

Comparte, comenta y déjanos tus dudas

Si nuestro artículo sobre la fiscalidad del leasing te ha parecido interesante, no te olvides de darle un «me gusta» y de compartirlo en tus redes sociales favoritas. También puedes dejarnos tus comentarios y dudas y estaremos encantados de responderte 🙂

Síguenos desde FacebookInstagramTwitter o Linkedin para estar siempre a la última en todo aquello que afecta a tu negocio.

Programa de facturación, contabilidad e Impuestos de Contasimple

Publicado en Financiación, Gestión Empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.