Futuro de las pymes es igual a futuro de España

El futuro está en las pymes, en su capacidad para internacionalizarse y en la apuesta por la industria española que, haberla hayla, y a la que, además, le queda mucho camino por recorrer.

Esta afirmación se escucha cada vez en mayor medida en nuestro país. Abogan por ella grandes conocedores del sector industrial y del camino de la internacionalización como el presidente de Mondragón Internacional, Josu Ugarte. Pero también lo hace la propia Comisión Europea en sus últimas recomendaciones a España.

El comisario de Industria y Emprendimiento, Antonio Tajani, dice que España está concluyendo su fase de resolución de los problemas de la crisis y que ahora tiene que apostar por la industria y las pymes, por las reducciones fiscales a las empresas y, también, por la mejora del acceso a la financiación.

No es nada nuevo. Las pequeñas y medianas empresas españolas llevan lanzando mensajes similares a la administración, al menos, en los últimos dos años.

Las pymes ‘mandan’ en toda Europa, entre otras cosas porque hay más de 20,8 millones de ellas y porque crean el 85% de los empleos. Es decir, o sobreviven, o es difícil remontar la grave crisis.

Europa recomienda simplificar el sistema de IVA para aquellas que operan en la Unión Europea. La idea es que a finales de 2013 comience a funcionar una declaración de IVA común  que facilite el cumplimiento de la normativa europea. Ya se ha empezado a trabajar en una especie de ventanilla única en este sentido.

A las trabas que padecen las pymes en España para internacionalizarse y de las que habla la Comisión Europea hay que añadir lo que el presidente de Cepyme, Jesús Terciado, califica de “asedio fiscal”.

Terciado advierte que no hay liquidez de caja para afrontar nuevas subidas de impuestos después de 30 incrementos de impuestos nacionales junto a los que ponen en marcha las Comunidades Autónomas en el ámbito de sus competencias.   Sin olvidar que el problema de la morosidad persiste.

En todos estos elementos será fundamental el  Anteproyecto de Ley de Apoyo a los emprendedores y su internacionalización,  que el Gobierno quiere llevar al Congreso este verano. Sin embargo se topa con un nuevo obstáculo: Las duras críticas del  Consejo Económico y Social (CES) cuyo dictamen no ha sido precisamente favorable.

Se habla de confusión, falta de rigor, exclusión de determinados regímenes empresariales, falta de concreción en temas como como el régimen especial del IVA, olvido del emprendimiento tecnológico, falta de resolución de la brecha entre mundo rural y urbano y hasta falta de participación de los agentes sociales.

Con estos mimbres a solventar, aún quedan muchas dudas sobre una norma en la que se han depositado  casi todas las expectativas del sector empresarial español.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn9Email this to someone
Publicado en Gestión Empresarial en las categorías , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *