¿Autónomo o Sociedad?

Uno de los primero pasos que debe dar el emprendedor, además de definir la idea de negocio, es decidir la forma jurídica que va a tener.  Actualmente, el emprendedor puede optar por varias formas o tipo de empresa: empresario individual (autónomo), Sociedad (colectiva, responsabilidad limitada, anónima…), Entidades o Agrupaciones de interés económico.

La elección de la forma jurídica variará según como vayas a desarrollar tu actividad: en solitario o asociado. Asimismo, tu decisión también dependerá de otros factores económicos, personales y comerciales.

En este post veremos los 6 criterios que debes tener en cuenta a la hora de constituirse como autónomo o sociedad. Sigue leyendo.

Continuar leyendo

La fidelización de clientes: los 8 mandamientos

La fidelización de clientes es uno de los objetivos generales de marketing más comunes entre las empresas. Y es que la lealtad de un cliente hacia una marca, producto o servicio consigue que un consumidor se convierta en un cliente recurrente al mismo tiempo que implica la compra de un producto o servicio de tu marca de forma continua o periódica a largo plazo. Sigue leyendo y descubre las 8 claves de la fidelización de clientes.

Continuar leyendo

Prevención de Riesgos Laborales para Autónomos

Prevencion de riesgos laborales para autonomos

En lo que llevamos de año, en España se han producido 541.098 accidentes laborales según datos presentados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Una cifra que aumenta con respecto al año anterior, lo cual advierte sobre la incorrecta prevención de riesgos laborales que se llevan a cabo en las empresas.

Continuar leyendo

¿Qué es el criterio de caja?

El criterio de caja es un régimen especial de IVA al que se pueden acoger autónomos y empresarios voluntariamente y que consiste en no liquidar a Hacienda el IVA de las facturas que todavía no se han cobrado. Este régimen especial del IVA se convierte en una opción para muchos autónomos y pequeñas empresas que desean ingresar el IVA de sus facturas en el momento que se hayan cobrado y pagado, y no en el momento que se haya emitido.

Para optar por este régimen especial del IVA con criterio de caja es necesario cumplir unos requisitos y especificaciones que veremos a continuación.

Continuar leyendo

Cómo cotizar por contingencias comunes y profesionales – Autónomos

Todas las empresas y trabajadores, incluidos los autónomos, deben hacer frente a los pagos mensuales de las cotizaciones a la Seguridad Social. En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, son las empresas quienes realmente se encargan de realizar dicho pago.

Sin embargo, en el caso de los autónomos son ellos mismos quienes tienen que rendir cuentas frente a estos pagos de la Seguridad Social.

En este post te explicamos qué son las contingencias comunes y profesionales, cuáles son sus coberturas y cómo calcular las cuotas en cada caso.

Cotizar por contingencias comunes o contingencias profesionales

Cotizar por contingencias comunes

Todos los autónomos están obligados a la cotización por contingencias comunes. Una contingencia común es aquella situación en la que un trabajador no puede llevar a cabo su actividades debido a una enfermedad común, a un accidente no laboral o por maternidad.

A través de los pagos a la Seguridad Social por contingencias comunes, los autónomos están cubiertos de situaciones que no derivan directamente de su trabajo.

¿Qué prestaciones están incluidas con la cotización por contingencias comunes?

  • Baja médica por enfermedad común o accidente no laboral
  • Maternidad
  • Riesgo en el embarazo
  • Incapacidad permanente derivada de una enfermedad común o un accidente no laboral
  • Paternidad
  • Jubilación
  • Muerte o supervivencia (viudedad, orfandad…)

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias comunes?

La cuota va a depender de la base de cotización que elijas. Esta base viene definida por el Gobierno cada año en los Presupuestos Generales del Estado, donde establece un mínimo y un máximo.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido.

Supongamos que la cuota de autónomos a pagar en 2018 para la base mínima sería el 29,80% (incluye incapacidad temporal) de 919,80 euros . Esto es 274,10€ mensuales de cuota de autónomos.

Consulta las bases y porcentajes de cotización de 2018 para el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Cotizar por contingencias profesionales

También existe la opción para los autónomos de cotizar por contingencias profesionales, es decir, cotizar por enfermedades profesionales (EP) y por accidentes de trabajo (AT).

En general, los autónomos no están obligados a cotizar por accidente laboral enfermedad profesional. Sin embargo, existen excepciones que sí están obligados a incorporar las contingencias profesionales en su cotización:

  • Trabajadores autónomos dependientes (TRADE).
  • Trabajadores autónomos que desarrollan una actividad con alto riesgo de siniestralidad laboral.
  • Socios de Cooperativas de Trabajo Asociado dedicados a la venta ambulante.
  • Trabajadores autónomos cuya actividad sea la venta ambulante durante un máximo de tres días semanales y ocho horas diarias, que no sean socios de cooperativas, no tengan establecimiento fijo y no produzcan la mercancía que venden.

¿Qué se entiende por enfermedad profesional o accidente de trabajo?

Las enfermedades profesionales o de trabajo son aquellas enfermedades en consecuencia al desarrollo de la actividad laboral. Existe un listado de enfermedades que se pueden contraer en el trabajo.

En el caso de los accidentes de trabajo, toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena:

  • Las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo de y en el lugar de trabajo, salvo prueba en contrario.
  • El accidente sufrido por el trabajador desplazado para realizar una actividad encomendada por la empresa como consecuencia del contrato de trabajo.
  • Accidentes in itinere que sufre un trabajador mientras se desplaza de su domicilio a su puesto de trabajo o del puesto de trabajo a su domicilio.
  • Los acaecidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de aquél.
  • Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
  • Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.

No se consideran accidentes de trabajo:

  • Accidentes que sean debidos a fuerza mayor externa al trabajo
  • Accidentes que sean debidos a dolores o imprudencia temeraria del trabajador.

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias profesionales?

La cotización por contingencias profesionales se puede solicitar en cualquier momento. Es posible realizarlo tras el alta en el RETA pero debes hacerlo antes del 1 de octubre para que surta efecto desde el 1 de enero del siguiente año.

El coste de la cuota por cotización por contingencias profesionales también dependerá de la base de cotización que elijas.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido y posteriormente, sumarle el porcentaje acorde a la la clasificación de actividad económicas que realizas (CNAE).

Supongamos que la base mínima de cotización es de 919,80€ y se le aplica un 29,30%. El resultado sería 269,50€.

A continuación, según el código de CNAE al que correspondas, por ejemplo el 55 de servicios de alojamiento, se aplicaría 1,25% sobre la base 919,80€ = 11,50€

El resultado final de la cuota por contingencias profesionales será la suma de 269,50€ + 11,50€ = 281,00€.

Obviamente la opción de cotizar por contingencias profesionales conlleva a pagar una cuota mayor en comparación de si cotizas únicamente por contingencias comunes.  Sin embargo, tendrás acceso a más coberturas tanto asistenciales como económicas:

  • Asistencia sanitaria
  • Subsidios por incapacidad temporal
  • Prestaciones por incapacidad permanente
  • Prestaciones por muerte y supervivencia
  • Indemnizaciones a tanto alzado por lesiones permanentes, derivadas de accidentes de trabajo o enfermedad profesional, que no causen incapacidad.

 

El análisis de la competencia para tu negocio

Analizar bien a tu competencia es un paso indispensable si eres emprendedor y estás poniendo en marcha tu plan de negocio. En este post veremos el concepto que define qué es la competencia, quienes son y cómo analizar a tus competidores.

La competencia

Empezar un negocio supone introducirse en un entorno que quizás antes desconocías, la economía de mercado. En este entorno existen diferentes agentes económicos, entre ellos y a los que deberías dar gran importancia, las empresas.

Desde el inicio de tu proyecto de negocio debes considerar que no estás solo.  Las empresas actúan como competencia cuando realizan una actividad comercial igual o similar y tienen por objetivo satisfacer las mismas necesidades del consumidor.

 

Análisis de competidores para tu negocio

Por lo tanto, resulta imprescindible que tu business plan vaya acompañado de un análisis de la competencia previo. Éste consiste en un proceso que relaciona la empresa con su entorno más cercano, centrándose en las diferencias, ventajas competitivas, fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas que existen para la empresa.

¿Quién es mi competencia?

Antes de empezar, ten claro quién es su tu competencia. Cuando hablamos de competencia desde el punto de vista de marketing tenemos en cuenta 2 tipos de grados según afecten a nuestro negocio:

  • Competencia directa o primer grado: son aquellas empresas que operan en nuestro mismo mercado, con idénticos canales distribución y con productos o servicios similares y se dirigen a tu mismo perfil de público objetivo.

Si por ejemplo te dedicas a la venta y distribución de bicicletas, todas las empresas que ofrezcan ese mismo producto y se dirijan a tu mismo público objetivo serán competencia directa.

  • Competencia indirecta o de segundo grado: son aquellas empresas que operan en el mismo mercado,  que se dirigen a un perfil de público objetivo idéntico y  que cubren las mismas necesidades pero cuyo producto o servicio difiere en alguno de sus atributos principales.

Siguiendo el ejemplo de las bicicletas, son competidores indirectos aquellas empresas que se dedican a la venta de bicicletas eléctricas y se dirigen al mismo público objetivo que tu empresa. Se trata de un producto modificado pero que satisface en igual medida la necesidad de desplazarse o  disfrutar de un paseo en bicicleta.

En algunos manuales también hablan de competencia aquellas empresas que ofrecen productos sustitutivos. En este caso, cualquier otra empresa que venda vehículos adaptados para desplazarse fácilmente por la ciudad (patines, patinetes, patinetes eléctricos, segway, scooter) también deberían considerarse competencia puesto que están satisfaciendo la necesidad principal de tus producto y compiten en el mismo mercado.

¿Qué elementos debo analizar de la competencia?

El análisis de la competencia se realizar principalmente para obtener cierta información y así diseñar la estrategia más adecuada para tu negocio.

Para comenzar con tu análisis de competencia, te proponemos que tengas en cuenta los siguientes elementos:

  • Identificar los competidores. Más allá de quiénes son tus competidores, identificar cuáles son sus características, la zona geográfica que ocupan, el tipo de producto que ofrece, el precio y sus características, el target al que se dirigen…
  • Identificar sus objetivos
  • Conocer su estrategia actual
  • Valorar sus recursos y capacidades
  • Conocer la percepción que tiene el competidor acerca de la posición que ocupa.
  • Identificar oportunidades de negocio existentes en el mercado y que no están cubiertos aún por ninguna empresa o sólo parcialmente.

El análisis de la competencia es crucial y no sólo ofrece una amplia visión del nivel competitivo del sector, sino que te posibilita a conocer tus propias ventajas competitivas y así conseguir una mayor diferenciación.

Además de análisis genérico de tu competencia, también es recomendable plantear un análisis específico de cada área que define la empresa.

Por ejemplo, en el área de marketing a la hora de conocer sus estrategias actuales tendrás que estudiar qué acciones lleva a cabo en redes sociales, donde tienen presencia, qué tipo de publicidad hacen, que productos y precios ofrecen,etc.

Por otro lado, en el área financiero te interesará conocer cuáles han sido sus beneficios, si han accedido a financiación ajena, capital de riesgos y otros factores de interés.

¿Cómo analizo a la competencia?

La evolución de los medios digitales ha facilitado el acceso a la información de la competencia. Ahora es muy fácil encontrar información en internet ya que las compañías publican continuamente información que será de gran relevancia para tu análisis.

Páginas webs, redes sociales, blogs, informes anuales… son algunos elementos de observación para comenzar con tu análisis de la competencia. Con un solo clic es posible conocer los precios, tarifas, puntos de ventas, servicios y productos, número de empleados, filosofía de la empresa y otros datos relevantes.

Los datos de las  cuentas anuales puedes solicitarlo en el registro mercantil. Asimismo, existen empresas que te ofrecen  informes de empresas, autónomos, sectores como Informa o Axesor.

La recopilación de información representa la base esencial para comenzar con tu análisis de la competencia. Por ello es recomendable contar con la ayuda de expertos que se dediquen a la investigación de mercados.

Una vez esté en tus manos esa información valiosa, podrás aplicar alguna de las herramientas estratégicas que te permiten tener una visión global del valor de tu empresa y el entorno que la rodea y tomar decisiones. Te recomendamos 2 de ellas:

  • Análisis de Porter

El análisis de Porter o la matriz de las 5 fuerzas de Porter, es un modelo estratégico que te proporciona un marco de reflexión estratégica para determinar la rentabilidad de una empresa con el fin de ver el valor actual de la empresa y la proyección a futuro.

El análisis de Porter define 5 fuerzas: proveedores, clientes, competidores, productos sustitutivos y nuevos competidores.

 

  • Análisis DAFO

El DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es una herramienta que te permite analizar la realidad de tu empresa, marca o producto para poder tomar decisiones de futuro.

El DAFO puede ser un buen comienzo cuando te planteas un nuevo proyecto empresarial ya que ayuda a establecer las estrategias para que éste sea viable.

 

Los Epígrafes IAE: Qué son y cómo elegir uno

¿Qué es el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE)?

El IAE es un tributo que grava el ejercicio de actividades económicas en territorio nacional al que están obligados a hacer frente las personas físicas (autónomos), personas jurídicas (sociedades) y entidades sin personalidad jurídica (herencias yacentes y comunidades de bienes) que realicen actividades empresariales, profesionales y artísticas, exceptuando las agrícolas, ganaderas dependientes, forestales y las pesqueras.

Se trata de un impuesto anual que corresponde pagar por año natural desde el momento que se inicia la actividad económica. Es importante saber que la declaración de alta por inicio de actividad debe realizarse antes del transcurso de 1 mes desde el inicio.

¿Qué son los epígrafes del IAE?

En el momento que te das de alta como autónomo, ya sea a través del modelo 036 o 037, debes especificar qué actividad o actividades vas a desarrollar. Esta actividad tiene que corresponder con alguno de los epígrafes del IAE.

Por lo tanto los epígrafes del IAE son un amplio listado de actividades que debes leer con detalle y seleccionar el adecuado según sea tu actividad, en el momento de tu alta como autónomo.

Los epígrafes del IAE están agrupados en 3 grandes secciones:

  • Actividades empresariales: industriales, comerciales, servicios, ganaderas independientes y mineras.
  • Actividades profesionales: se trata de los profesionales que realizan actividades de agricultura, ganadería, caza y pesca, energía ,agua, industrias químicas…
  • Actividades artísticas: actividades relacionadas con el cine, teatro, baile, música, deporte, circo y otros espectáculos.

Debes saber que este paso condiciona el régimen de IVA aplicable a tu actividad. De la misma forma,  también repercute en si tienes obligación de aplicar retenciones de IRPF en tus facturas o no.

Listado de epígrafes del IAE

¿Para qué sirve el IAE?

Seleccionar tu epígrafe de IAE  determinará el sistema de tributación al que estás obligado:

  • IRPF de autónomos:  si tributas por el sistema de estimación directa simplificada o por el sistema de estimación objetiva (por módulos). Asimismo, define si debes aplicar o no retenciones en tus facturas en función del tipo de actividad. Si por ejemplo te dedicas a prestar servicios de abogacía (actividades profesionales) debes aplicar una retención del 15% del IRPF o un 7% en caso de ser nuevo autónomo. Los profesionales autónomos sí que deben como norma general incluir retenciones del IRPF en sus facturas.

  • IVA de autónomos: determina el régimen de IVA aplicable según la actividad. General, recargo de equivalencia para comerciantes o simplificado para determinadas actividades en módulos. Por otro lado, también se define el tipo de IVA a aplicar por tus ventas o servicios pudiendo ser tipo general (21%), el reducido (10%), el superreducido (4%) o una actividad exenta de IVA.

 

¿Quién no está obligado a darse de alta en el IAE?

Existen algunas exenciones del pago del IAE a pesar de que realicen actividades económicas:

  • Las personas físicas
  • Las sociedades sin personalidad jurídicas
  • Los sujetos pasivos que inicien el ejercicio de su actividad en territorio español durante los 2 primeros períodos impositivos, independientemente de la cifra de negocios.
  • Los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades, sociedades civiles y entidades sin personalidad jurídica que tengan un importe neto de la cifra de negocios inferior a 1.000.000 de euros.
  • El Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales, los organismos autónomos del Estado, de las entidades locales y las entidades de derecho público.
  • Las entidades gestoras de la Seguridad Social y las mutualidades de previsión social reguladas.
  • Los organismos públicos de investigación, los establecimientos de enseñanza en todos los grados siempre que estén financiados íntegramente con dinero del Estado.
  • Las asociaciones y fundaciones de personas con discapacidad física, psíquica y sensorial, sin ánimo de lucro.
  • La Cruz Roja Española.
  • Las entidades sin afán de lucro en los términos previstos en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre.

¿Cuánto hay que pagar por IAE?

El IAE se paga por año natural entero y se calcula la cuota en base a lo establecido en el Real Decreto Legislativo 1175/1990  donde se fijan las cuotas mínimas y las instrucciones para su aplicación.

La fórmula para calcular el IAE tiene 4 términos componentes:

Cuota mínima x Coeficiente de Ponderación x Coeficiente de Situación x Recargo Provincial

  • Cuota mínima Municipal: la cuota mínima varía según la actividad. Existe una tarifa mínima para cada actividad a la que hay que añadir un importe en función de la superficie censal reportada en el modelo 840 (en caso de tener un local u oficina).
  • Coeficiente de ponderación: este coeficiente se aplica según la cifra de negocios de los dos ejercicios anteriores al año de aplicación. Tiene carácter obligatorio y se aplicará sobre todo tipo de cuotas, municipales, provinciales o nacionales.
  • Coeficiente de situación: se trata de un coeficiente que se aplica en caso de hacer frente a cuotas municipales (no en las provinciales ni nacionales). Los Ayuntamientos tienen la potestad de determinar dichos coeficientes sujeto a las siguientes limitaciones:
  • No podrá establecerse sobre las cuotas provinciales y nacionales.
  • No puede aplicarse a aquellas actividades que teniendo asignada en las tarifas una cuota de carácter municipal no se ejerzan en local determinado.
  • No podrá ser inferior a 0,4 ni superior a 3,8.
  • El número de categorías de calles no podrá ser inferior a 2 ni superior a 9.
  • En los municipios en los que no sea posible distinguir más de una categoría de calle, no se podrá establecer.
  • La diferencia del valor del coeficiente atribuido a una calle con respecto al atribuido a la categoría superior o inferior no podrá ser menor de 0,10.
  • Recargo provincial: las Haciendas Locales autoriza a la Diputación a cobrar un recargo (máximo 40%) sobre las cuotas municipales, que se aplicaría sobre la cuota ponderada. Es decir, consiste en un porcentaje que se calcula sobre la cuota municipal modificada por el coeficiente de ponderación.  Por ejemplo, el porcentaje establecido por recargo en Barcelona es del 35%.

¿Cómo se paga el IAE?

Para tu comodidad, existe la opción de domiciliar el pago del impuesto a tu cuenta bancaria, así evitarás tener que desplazarte a una oficina bancaria y preocuparte por recibir el documento o de cuándo es el periodo de pago.

El recibo se pasará al cobro en un único recibo por año. La fecha de pago se puede consultar en el Calendario del Contribuyente de tu Ayuntamiento y el trámite de la domiciliación normalmente puede realizarse a través de internet o presencial.

Seguro de responsabilidad civil para Autónomos

Una de las cuestiones que se debes plantearte al inicio de tu actividad como autónomo es la contratación de un seguro de responsabilidad civil.

La responsabilidad civil es la obligación de hacer frente a aquellos daños ocasionados a un tercero, tanto los producidos en el desarrollo de una relación contractual o no. Tal como marca el artículo 1902 del Código civil  “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Seguro de responsabilidad civil autonomos

El trabajador autónomo, así como una empresa, asume muchos riesgos, están expuestos a cometer errores y por ello, están sujetos a la posible obligación de reparar daños que puedan ocasionar a otro.

En algunos casos, esta opción se convierte en una obligación por ley como por ejemplo profesionales del ámbito sanitario privado o profesionales financieros.

Si eres autónomo ¿sabes si necesitas un seguro de responsabilidad civil?

¿Qué es un seguro de responsabilidad civil para autónomos?

El seguro de responsabilidad civil es un seguro que tiene como fin cubrir la responsabilidad civil imputable al autónomo por los daños ocasionados a terceros o reclamaciones efectuadas a tu negocio.

Hay que considerar que los daños pueden conllevar consecuencias penales o civiles que recaerán sobre el responsable autónomo.

El seguro le cubrirá los daños materiales y personales producidos a terceros, ya sea por causas ajenas a la actividad profesional o por ser propietario del bien.

¿Qué actividades económicas tienen obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil?

Existen algunas actividades económicas donde la ley obliga a contratar un seguro de responsabilidad civil.

  • Profesionales, personas jurídicas o entidades sanitarias en el ámbito privado
  • Profesionales financieros y administradores concursales
  • Corredores de seguros y abogados
  • Técnicos y empresas dedicadas a la conservación de ascensores
  • Actividades de espectáculos y ocio
  • Complejos deportivos
  • Empresas de restauración y hostelería
  • Empresas de transporte colectivo público y escolar
  • Agencias de viaje
  • Espectáculos taurinos y pirotécnicos

¿Qué seguro de responsabilidad civil debo contratar como autónomo?

  • Responsabilidad civil general

Con este tipo de seguro, el autónomo se garantiza las indemnizaciones por reclamaciones de daños directos, tanto materiales como personales, por hechos causados por el desarrollo de su actividad o por la persona hacia terceros.

Es un seguro contratado normalmente por autónomos y empresas cuando su actividad pudiera causar daños a terceros como por ejemplo albañiles, empresas de instalaciones, fabricantes, etc.

La cantidad de la responsabilidad cuenta con una cobertura a partir de 150.000€.

  • Responsabilidad civil profesional

En el caso de un seguro de responsabilidad civil profesional, la finalidad es cubrir la responsabilidad civil del asegurado (al autónomo) por los daños ocasionados a terceros durante el ejercicio normal de su actividad profesional, en especial por errores profesionales.

Se caracteriza por proteger el patrimonio personal y/o de la empresa en caso daños causados por errores, omisiones o negligencias, cometidos en el desempeño de su actividad profesional.

Las coberturas que necesita tu negocio

Si en estos momentos estás barajando entre varias alternativas de un seguro de responsabilidad civil u otro, a continuación te detallamos las coberturas básicas que necesita tu negocio:

  • Defensa de los derechos de quien explota el negocio: garantiza los gastos de defensa y las posibles indemnizaciones que el asegurado deba pagar
  • Asistencia jurídica
  • Asuntos administrativos
  • Reclamación de daños sufridos por el asegurado
  • Defensa penal de asegurado
  • Defensa en gastos de peritaje

 

Limitaciones de pagos en efectivo: ¿cuáles son?

Los pagos en efectivo por parte de empresas, trabajadores autónomos o particulares de nacionalidad española o extranjera tiene una serie de límites establecidos por la AEAT.

El objetivo de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria es reducir y evitar el fraude fiscal así como el blanqueo de capitales.

En este post veremos cuáles son estas limitaciones de pago en efectivo y qué supone para el empresario o profesional su incumplimiento.

¿Cuáles son las limitaciones de pago en efectivo?

Así como establece la ley, no podrán pagarse en efectivo aquellas operaciones donde una de las partes intervinientes se trate de un empresario o profesional y que además el importe sea igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

En el caso de que el pagador sea una persona física que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe como empresario o profesional, el importe se fija en 15.000 euros.

 

¿Qué se entiende por efectivo?

Se entiende como pago en efectivo los siguientes medios de pago establecidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010:

  • Los billetes y monedas nacionales o extranjeras
  • Los cheques bancarios al portador
  • Cualquier otro medio físico incluyendo los electrónicos.

 

¿Qué obligaciones conllevan las operaciones que no pueden pagarse en efectivo?

Los intervinientes en dichas operaciones (empresario, profesional o persona física) deben conservar los justificantes del pago durante 5 años desde su fecha para demostrar que se efectuó a través otros medios de pago distintos al efectivo.

Si por cualquier motivo la AEAT te pidiera justificar un pago en efectivo, debes saber que para acreditar un pago en efectivo puedes presentar un recibo, una carta de pago o certificaciones acreditativas de ingreso. 

La factura recibida por parte de nuestro proveedor nunca sería suficiente.

 

¿Qué sucede si incumplo las limitaciones de pagos en efectivo?

Como ya sabes, todo incumplimiento de las normas establecidas por ley dan lugar a infracciones.

En este caso, el incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo suponen una infracción administrativa que se da en el caso de que los intervinientes paguen el importe total o parcial en efectivo incumpliendo la limitación indicada.

Tanto el pagador como el receptor se harán cargo de forma solidaria de la infracción cometida y de la sanción correspondiente. La Agencia Tributaria puede exigir el abono de la sanción tanto al pagador como al comprador o a ambos.

 

¿Cuál sería el importe de la sanción en caso de incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo ?

La sanción por el incumplimiento de las limitaciones será el 25% de la base de la sanción. Dicha base será igual a la cuantía pagada en efectivo, siempre y cuando en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros.

Por ejemplo, una operación entre 2 empresarios cuyo importe es de 20.000 euros el pago se realiza en efectivo. El importe  de la sanción será del 25% sobre el pago en efectivo que son 20.000 euros, que supone una sanción de 5.000 euros.

La infracción mencionada finalizará a los 5 años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido.

La AEAT puede librar a cualquiera de las partes en caso de que éste denuncie el pago en efectivo a la otra parte. Para ello, la denuncia debe efectuarse cuando no hayan transcurrido más de 3 meses desde que se realizó el pago indebido.

 

¿Cómo puedo efectuar la denuncia del pago en efectivo?

Es posible realizar la denuncia del pago en efectivo a través de la web de la Agencia Tributaria o en los registros de las Delegaciones de la AEAT.

Para más información sobre las limitaciones del pago en efectivo, consulta en la web de la Agencia Tributaria